ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

La Cámara tinerfeña aboga por "romper la cadena del miedo" que atenaza al consumidor canario por la crisis

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 13 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife, Ignacio González Martín, explicó que en lo que va de ejercicio, el Índice de Precios al Consumo (IPC) acumula en el archipiélago una bajada del 0,5 por ciento, algo que, "no sólo es fruto de la bajada del petróleo, sino que refleja la parálisis que está atravesando el consumo en Canarias fruto de la tasa de paro más alta de España y del miedo que se ha instalado en las economías domésticas".

Los datos del INE indican que el mes de abril vuelve a hablar de una caída interanual de precios en Canarias, que con una bajada del 0,4 por ciento respecto al mismo mes de 2008, sitúa a las Islas con un porcentaje negativo dos décimas por encima de la media del Estado, donde los precios cayeron un 0,2 por ciento.

Según González Martín, "la caída del consumo no sólo se está produciendo entre quienes han tenido la desgracia de perder su puesto de trabajo, sino que es generalizada". "Tenemos que romper esa cadena del miedo que mantiene a los consumidores canarios atenazados bajo la psicosis de la crisis y recuperar su confianza, porque sin ella la meta del final de la recesión en el Archipiélago estará cada vez más lejos", subrayó.

El presidente de la Cámara advirtió que, si esta tendencia a la baja en los precios se mantiene a lo largo de los próximos meses, "tendríamos una señal inequívoca de que el deterioro de la actividad productiva de Canarias es mucho más profundo de lo previsto en un principio". Según González Martín, la caída de los precios sigue sin seducir a un consumidor maniatado por el paro, por la desconfianza y, además, por una restricción del crédito, que está reduciendo drásticamente los márgenes de beneficio de las empresas canarias y su capacidad de maniobra y reacción ante la crisis.

A su juicio, "la debilidad de la demanda es uno de los principales fantasmas que espantan nuestra recuperación económica". Por eso destacó la importancia de aplicar con urgencia todas las medidas que tiendan a consolidar y mejorar la actividad económica del Archipiélago, para que poco a poco se recupere la ocupación, "imprescindible no sólo para la revitalización del consumo y de la actividad de nuestras empresas, sino para esquivar la nada deseada deflación a finales de este año".

Además, para el presidente de la Cámara, Canarias debe aprovechar estos meses de desinflación, inducidos por la corrección de los precios del petróleo actuales respecto a los que existían hace un año, para fijar precios y salarios justos, asumibles por empresarios y ciudadanos. También consideró esencial "no perder ni un minuto en desarrollar las medidas públicas adoptadas, así como las privadas, que mejoren la productividad y competitividad de nuestro tejido productivo, elementos indispensables para remontar la crisis actual".

PREVISIONES

Según las previsiones del Servicio de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio, los encarecimientos en los mercados del petróleo de marzo y abril, unidos a los registrados en lo que llevamos de mes, hacen prever un repunte de los precios en mayo. Sin embargo, este aumento no será lo suficientemente intenso como para elevar la tasa interanual de la inflación, que permanecerá en valores negativos, e incluso, se intensificarán debido a la caída del consumo y al elevado y creciente desempleo.

La inflación subyacente sigue en positivo por encima del 1 por ciento, aunque se trata de la más baja desde que se empezó a calcular para las Comunidades Autónomas en el año 2003. Para el Servicio de Estudios de la Cámara la evolución interanual de los precios en Canarias seguirá registrando valores negativos, al menos hasta el próximo verano. A partir de ahí, dependerá de cómo evolucione el consumo de bienes y servicios en las Islas, una demanda que aún está muy castigada por las dificultades de financiación y por los problemas de desempleo que tristemente afectan cada vez a más familias del Archipiélago.

Por eso, la influencia de la caída de la demanda, causa y efecto de la actual recesión, va ganando peso en el comportamiento en la evolución más negativa de los precios en Canarias respecto del conjunto nacional. Para el Servicio de Estudios Económicos de la Cámara, este hecho se pone de manifiesto en el comportamiento de la inflación subyacente en la que no se tiene en cuenta los alimentos no elaborados ni los productos energéticos --principales deflactores de los precios en la actualidad-- y que, a pesar de ello, tan sólo avanzó un 0,7 por ciento en las islas frente a un crecimiento del 1,2 por ciento a nivel nacional durante el pasado mes de abril.