La economía cántabra decreció en el 4º trimestre de 2008, pero cerró el año con un crecimiento del 1,14%, según la Cámara

La tasa de inflación se reduce hasta situarse en 1,3% y el sector exterior muestra un dinamismo superior a la media nacional SANTANDER, 16 (EUROPA PRESS) La economía cántabra registró en el cuarto trimestre de 2008 un crecimiento interanual del -0,34%, primer dato trimestral negativo, según el Indicador Sintético de Actividad elaborado en la Cámara de Comercio de Cantabria. Con este resultado, la economía regional habrá cerrado el 2008 con una tasa de crecimiento ligeramente por encima del 1% (1,14%), muy lejos del 3,7% registrado en el año 2007, informó el Organismo cameral en un comunicado. La "severa" contención de la demanda interna motivada por las "malas" perspectivas económicas, incremento del desempleo y la fuerte restricción de crédito por parte de las entidades financieras, --tanto para consumo como para adquisición de vivienda--, limita la tan ansiada recuperación de la economía. En diciembre de 2008, la matriculación de turismos, indicador de la evolución del consumo, disminuyó un 50% respecto a diciembre de 2007. En este entorno, las notas económicas favorables son por un lado la importante moderación en los precios que han cerrado el año a una tasa de 1,3% interanual, una décima por debajo de la tasa nacional que se situó en el 1,4%, y por otro lado la "importante" rebaja del euribor que supondrá un alivio para las familias que se vean favorecidas por esta rebaja. SECTORES PRODUCTIVOS En cuanto al comportamiento de los sectores productivos, "todos muestran un deterioro en mayor o menor medida". En la construcción persiste el retroceso en la actividad. El número de parados en este sector ha aumentado un 144% en relación a diciembre de 2007, según los datos del Inem. El segmento residencial sigue en caída libre: el número de visados volvió a reducirse un 17% en noviembre de 2008 respecto al mismo mes de 2007. Por su parte la licitación pública presenta en diciembre de 2008 un nuevo registro positivo, al incrementar un 24% en términos interanuales según los datos provisionales publicados por Seopan. En el sector industrial cántabro se produjo también una importante contracción de la actividad y las perspectivas "no son optimistas". El paro en el sector se incrementó un 37% en comparación con diciembre de 2007 y el Índice de Producción Industrial presentó por tercer mes consecutivo una tasa de crecimiento interanual negativa (-17,2% en diciembre de 2008). La desaceleración en el consumo afecta de igual manera al sector servicios. En el comercio, el Índice de Comercio al por menor muestra una variación porcentual en su índice deflactado de -3,7%, 2,4 puntos por encima de la media nacional (-6,1%), lo que indica que en diciembre de 2008 las ventas minoristas volvieron a reducirse en comparación con diciembre de 2007 y que el consumo doméstico no se ha recuperado ni en la temporada navideña. En el sector hotelero se vuelve a tasas interanuales de crecimiento negativas en el número de pernoctaciones: en diciembre de 2008 la tasa de crecimiento interanual fue -6,5%, por encima de la media nacional, que se situó en -10,6%. El sector exterior cántabro sigue "dinámico", asegura la Cámara de Comercio. En el periodo comprendido entre enero y noviembre de 2008 el volumen de exportaciones cántabras sumó 2.265,4 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 11,83% respecto del mismo periodo del año anterior. Las importaciones por su parte ascendieron a un total de 2.492,08 millones de euros, lo que representa un incremento de 3,45% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente. El Indicador Sintético de Actividad Económica se elabora con el objetivo de diagnosticar el estado actual de la economía y anticipar o aproximarse a cuál será la evolución del Producto Interior Bruto (PIB) regional. Para obtener este indicador, se seleccionan, de entre el conjunto de series económicas disponibles con periodicidad mensual o trimestral, aquellas que miden aspectos significativos de la actividad económica y que están disponibles con suficiente rapidez, como consumo de energía eléctrica, índice de producción industrial, número de afiliados a la Seguridad Social y matriculación de vehículos, entre otros. Estas series seleccionadas son estandarizadas para que todas tengan la misma amplitud y finalmente son agregadas de manera ponderada en una única variable que constituye el indicador sintético de actividad y que va a permitir realizar diagnósticos sobre el estado de la economía regional.