La economía francesa retrocederá a un ritmo del 2,9% en el primer semestre

  • París, 20 mar (EFE).- El Instituto Nacional de Estadística francés (INSEE) ha revisado netamente a la baja sus perspectivas sobre la economía del país para el primer semestre de este año, en el que espera que la recesión alcance un ritmo anual del 2,9%.

La economía francesa retrocederá a un ritmo del 2,9% en el primer semestre

La economía francesa retrocederá a un ritmo del 2,9% en el primer semestre

París, 20 mar (EFE).- El Instituto Nacional de Estadística francés (INSEE) ha revisado netamente a la baja sus perspectivas sobre la economía del país para el primer semestre de este año, en el que espera que la recesión alcance un ritmo anual del 2,9%.

El Producto Interior Bruto (PIB) de Francia, que experimentó un retroceso del 1,2% en el último trimestre de 2008, debe seguir una tendencia similar y volver a caer un 1,5% entre enero y marzo y un 0,6% entre abril y junio, según el informe trimestral de coyuntura hecho público por el INSEE.

Estas cifras harían difícil que se cumpliera la previsión del Gobierno francés, que espera una regresión del PIB del 1,5% este año, antes de una recuperación del 1% en 2010.

La corrección a la baja de las expectativas del INSEE para la primera mitad de este año se explican por "la degradación" en los principales socios comerciales de Francia y por el deterioro de las encuestas de coyuntura en el interior, indican los autores del estudio.

Como muestra de la caída del comercio mundial, las exportaciones francesas van a bajar un 5,8% en el trimestre actual (después de haberlo hecho un 3,7% entre octubre y diciembre pasados) y el repliegue será del 2,5%.

El instituto estadístico precisó que el recorte de la actividad será menos pronunciado en el segundo trimestre de 2009 que en el primero, debido sobre todo a que a partir de abril se empezarán a sentir los primeros efectos de los planes de reactivación.

El INSEE señaló que las intervenciones de los bancos centrales para combatir las turbulencias de los mercados financieros han conseguido mejorar su funcionamiento, "pero de forma limitada".

Uno de los efectos de la acentuación de la crisis será el aumento de la tasa de paro, que llegará al 8,8% a mediados de año, frente al 7,3% un año antes en la mismas fechas.

Eso significará la pérdida de 330.000 empleos entre enero y junio, después de los 110.000 destruidos en el segundo semestre del año anterior.

El paro se dejará notar en el consumo, que sin embargo debería mantenerse con signo positivo, con una tasa de progresión entre el 0,1% y el 0,2% tanto en el primer como en el segundo trimestre de este ejercicio.

Un elemento que puede explicarlo es que la inflación seguirá moderándose, por efecto del bajón de los precios del petróleo, y su tasa interanual debería ser "temporalmente negativa" en junio.

La inflación subyacente, que excluye a la energía y los alimentos, será entonces del 1,4%.