Las medidas de reactivación económica de Alemania superan el último obstáculo entre dudas

  • Berlín, 20 feb (EFE).- El paquete de reactivación más grande de la historia de la postguerra en Alemania superó hoy su último obstáculo al ser aprobado por el Bundesrat, la Cámara Alta alemana, aunque, pese al volumen del mismo, siguen existiendo dudas sobre la eficacia que podrá tener.

El Bundesrat da luz verde al segundo paquete de reactivación económica

El Bundesrat da luz verde al segundo paquete de reactivación económica

Berlín, 20 feb (EFE).- El paquete de reactivación más grande de la historia de la postguerra en Alemania superó hoy su último obstáculo al ser aprobado por el Bundesrat, la Cámara Alta alemana, aunque, pese al volumen del mismo, siguen existiendo dudas sobre la eficacia que podrá tener.

Para algunos, el efecto que podrían tener los 50.000 millones de euros de que se compone el paquete era ante todo psicológico y ya se ha desvanecido.

Otros, como el líder del partido de La Izquierda, Oskar Lafontaine, considera que el plan de reactivación no será suficiente y que el Gobierno tendrá que tomar otras medidas adicionales para combatir la recesión.

Las medidas aprobadas ahora y las del primer paquete de ayudas en noviembre pasado suman en total de 80.000 millones de euros.

Además, el programa contiene avales estatales a la industria por un total de 100.000 millones de euros, un "paraguas de rescate" similar al aprobado en noviembre para la banca, con un volumen total de 400.000 millones de euros.

Este último programa podría ser ampliado pues, según el periódico económico "Handelsblatt", ha despertado tal interés por parte de las empresas que el monto del mismo puede quedarse corto.

Se trata fundamentalmente de fomentar con avales públicos los créditos a las pymes, las que más están sufriendo las consecuencias de la crisis bancaria.

Los fondos del paquete se dedicarán fundamentalmente a inversiones en la educación y las infraestructuras de carreteras y ferrocarril, además de incluir algunas reducciones fiscales para los ciudadanos.

La aprobación fue posible, pese a que la gran coalición ya no tiene mayoría propia en el Bundesrat, gracias a que el Partido Liberal (FDP), aún con algunas reservas, aceptó que los estados federados en los que gobierna votasen a favor.

La financiación del paquete coyuntural implica contraer nuevas deudas por valor de 36.800 millones de euros, una de las cosas que producían dolores de cabeza en el FDP que, además, quería más rebajas de impuestos a través de una gran reforma fiscal que tendrá que esperar a que pasen las elecciones de otoño.

En todo caso, el FDP logró que el Bundesrat aprobará, junto al paquete coyuntural, una resolución no vinculante en la que se insta al Gobierno a tomar más medidas en lo referente a las rebajas fiscales.

Esa resolución, sin embargo, tiene más un carácter testimonial de cara a los comicios de otoño en los que el FDP tiene la esperanza de entrar a formar gobierno con la Unión Cristianodemócrata (CDU) y poner fin a al gran coalición.

De momento, las medidas fiscales favorecen sobre todo a las personas de bajos ingresos, pues se ha reducido la tasa impositiva mínima.

El programa aprobado hoy incluye además una paga única a las familias de 100 euros por niño, fondos que el Gobierno espera sirvan para fomentar el consumo.

Además, habrá una inyección de 2.500 euros para la compra de un nuevo vehículo a quienes lleven a desguazar su automóvil de más de nueve años de antigüedad.

Una medida ligada al paquete, la reforma del impuesto de circulación, que incluía un componente ecológico, fue aplazada pro el Bundesrat y remitida a la comisión mediadora con el Bundestag.

La industria del sector lleva tiempo exigiendo una decisión sobre este asunto, pues cree que parte del retroceso de ventas se debía a la falta de claridad legal.

La razón del aplazamiento de una decisión en este punto se debió a que, en los planes del Gobierno, se contemplaba que en el futuro el recaudo del impuesto de circulación iría a las arcas federales y no a las de los estados federados.

Estos últimos debían recibir una compensación de 8.840 millones de euros que consideran insuficiente.