Ministro de Chávez cree que los empresarios entienden que los alimentos no son mercancía

  • Caracas, 10 mar (EFE).- El ministro venezolano de Alimentación, Félix Osorio, dijo hoy creer que parte del empresariado nacional "está entendiendo" que los alimentos no pueden seguir formando parte de la oferta y demanda tradicional de mercancías.

Caracas, 10 mar (EFE).- El ministro venezolano de Alimentación, Félix Osorio, dijo hoy creer que parte del empresariado nacional "está entendiendo" que los alimentos no pueden seguir formando parte de la oferta y demanda tradicional de mercancías.

"El alimento en Venezuela no se puede seguir viendo como una mercancía, sino como una necesidad y un derecho del pueblo, y así tendrán que aceptarlo y creemos que así se está entendiendo" en el empresariado venezolano, dijo a la emisora caraqueña Unión Radio.

Tras remarcar que desde el año pasado el Gobierno del presidente Hugo Chávez ha efectuado "innumerables reuniones con el sector privado productor y comercializador", el ministro insistió en que todo el empresariado y no solo un sector debe tomar conciencia de que "hay una crisis alimentaria mundial" incoada por quienes "ven el alimento como un negocio y una manera de acumular capital".

"No puede seguir viéndose de esa manera" y "nuestro llamado es a tener conciencia que aquí hay un pueblo y no pueden pretender seguir enriqueciéndose de una manera exagerada a costillas del pueblo. Pues no, el Gobierno no lo va a permitir", remarcó.

No obstante, Osorio destacó que "hay un buen grupo de empresarios y patriotas que trabajan por el pueblo en el tema alimentario", pero exhortó a que todo el sector evalúe que "ya el pueblo de Venezuela está claro y tiene conciencia del trabajo que está haciendo el Gobierno y el trabajo que tiene que hacer el sector privado".

El Gobierno de Chávez ha intensificado en las últimas semanas la intervención estatal en el sector, lo que ha incluido expropiaciones de tierras y de plantas procesadoras de alimentos, lo que se une a las redes de comercialización estatal-popular que ha creado y a las importaciones directas de alimentos que inició hace varios años.

"Hasta que no seamos soberanos, tendremos que importar lo que es necesario para asegurarle el alimento a los venezolanos", agregó hoy al respecto Osorio.

También recordó que la conflictividad política en los primeros años del Gobierno derivó en un agudo desabastecimiento de alimentos y destacó que ello no existe en la actualidad.

Con la huelga general que duró 63 días, entre finales de 2002 e inicios de 2003, los sectores políticos y empresariales contrarios a Chávez "trataron de rendir al pueblo por hambre (...) sólo porque querían que Chávez se fuera", recordó.

"Intentaron tumbar el Gobierno a través del alimento", pero en la actualidad "hay una gran diferencia porque ya tenemos un marco jurídico para actuar" en eventuales situaciones similares, sostuvo.

Chávez ha repetido en las últimas semanas que "cada día" pisará "más el acelerador" en la transición hacia el socialismo, y ha requerido para ello el apoyo de sus simpatizantes.

En este contexto, unos 4.000 campesinos le expresaron ayer en Caracas su apoyo, en una manifestación ante la sede de Fedecámaras, el principal gremio empresarial que ha condenado esa política.

"Estamos irrestrictamente apoyando a Chávez" en su lucha contra "las voraces ambiciones del empresariado sin escrúpulos", destacaron los manifestantes en un comunicado, que fue recibido a las puertas de Fedecámaras por el presidente del gremio, José González.