UGT Extremadura considera "improbable" un escenario continuado de deflación pese a la "desaceleración" de precios

MÉRIDA, 15 (EUROPA PRESS)

El sindicato UGT Extremadura consideró hoy como "improbable" un escenario continuado de deflación, pese a que los datos del IPC correspondientes a marzo "constatan" una "desaceleración" de los precios que hace aparecer por primera vez un nivel interanual negativo de precios.

Así, a través de un comunicado de prensa, el sindicato defiende, con el objetivo de reactivar la demanda, una mejora moderada de los salarios. De igual modo, reiteró su defensa de una negociación salarial que garantice un "avance moderado" de los salarios y del poder adquisitivo real, tomando como primera referencia el objetivo oficial de inflación del 2 por ciento.

Según apuntó, éste el principal modo de devolver la "confianza" a los agentes económicos para conseguir, a través de la mejora de las expectativas, alentar el consumo de las familias y la demanda productiva. Todo ello para propiciar "una salida" a la "grave situación" por la que según dijo está atravesando el país.

Además, en cuanto a los precios de consumo medidos por el IPC, el sindicato recordó que tuvieron en marzo un comportamiento "contenido" en Extremadura con una subida de dos décimas, similar al dato nacional, y añadió que dada la amplia diferencia con lo registrado en el mismo mes del año pasado, la inflación interanual registró, por primera vez en la serie histórica, un dato negativo (-0,1%).

El origen "claramente coyuntural" de este fenómeno, con caídas generalizadas de precios en los alimentos y los carburantes (ambas del 0,5%) descarta para UGT-Extremadura una caída generalizada de los precios.

Sobre este respecto, la organización sindical entiende que el descenso de los precios del petróleo ha provocado en los últimos meses un "notable impulso a la baja" en el índice general lo que, unido a la "atonía" del consumo, coloca la inflación por vez primera en valores negativos.

En este sentido, añadió que una de las características estructurales de los precios es que están "muy expuestos" a la variación en los precios de los productos energéticos, dependiendo por lo tanto, dijo, de su evolución.

Asimismo, apuntó que si se observa la evolución del IPC subyacente que disminuye hasta el 1,3%, y sigue situada en una diferencia de casi un punto y medio con respecto a la tasa del índice general, se ve cómo ofrece "mucha más resistencia a la baja", por lo que la posibilidad de deflación en el país es "muy reducida si no nos enfrentamos a caídas muy fuertes de los precios energéticos", indicó.

En esta línea, explicó que una vez que pase el "llamado efecto base", que ocurre como consecuencia de las fuertes subidas de petróleo y alimentos de hace un año, "los datos del IPC volverán a ser mayores".

Como prueba de ello destacó la existencia de grupos de precios con repercusión positiva en el IPC como son el vestido y el calzado- con una tasa mensual del 3,3% que muestra el comportamiento de los precios en el inicio de la temporada primavera-verano-, así como las subidas de 0,4 en la hostelería y de 0,1 en las bebidas y el tabaco.