Activistas protestan contra la cacería de focas ante la embajada de Canadá en Chile

  • Santiago de Chile, 26 mar (EFE).- Una activista de la organización "Anima Naturalis" simuló hoy ser una foca ensangrentada sobre una bandera canadiense, para protestar contra la cacería de estos mamíferos ante la embajada de Canadá en Chile, en el Día Mundial contra la Caza de Focas.

Activistas protestan contra la cacería de focas ante la embajada de Canadá en Chile

Activistas protestan contra la cacería de focas ante la embajada de Canadá en Chile

Activistas protestan contra la cacería de focas ante la embajada de Canadá en Chile

Activistas protestan contra la cacería de focas ante la embajada de Canadá en Chile

Activistas protestan contra la cacería de focas ante la embajada de Canadá en Chile

Activistas protestan contra la cacería de focas ante la embajada de Canadá en Chile

Santiago de Chile, 26 mar (EFE).- Una activista de la organización "Anima Naturalis" simuló hoy ser una foca ensangrentada sobre una bandera canadiense, para protestar contra la cacería de estos mamíferos ante la embajada de Canadá en Chile, en el Día Mundial contra la Caza de Focas.

Tras arrojar encima de la activista una botella llena de un líquido que simulaba ser sangre, otro de los manifestantes leyó una carta dirigida al embajador de Canadá, Norbert Kalisch, en la que se pedía el cese definitivo "de esta actividad incontrolada e innecesaria".

En la carta, la organización lamentó la decisión del Gobierno canadiense de aumentar la cuota de la cacería a 335.000 focas este año, a pesar de las advertencias del peligro que suponen para estos animales el cambio climático y la consecuente destrucción de los hielos.

Según "Anima Naturalis", las focas cazadas tienen menos de 12 semanas de edad y no presentan suficiente daño cerebral como para garantizar que estén inconscientes antes de ser despellejadas.

Decenas de pescadores canadienses empezaron esta semana a cazar las primeras 280.000 focas que este año perecerán en las aguas del Atlántico del país, renovando la polémica entre Ottawa y las organizaciones de defensa de los derechos de los animales.

La primera fase de la caza de focas se concentrará en los hielos flotantes que rodean las islas de la Magdalena, en el centro del Golfo de San Lorenzo.

La caza de este año está marcada por la creciente presión sobre Canadá para que impida, o al menos reduzca, esta cacería, que es calificada como la mayor matanza de mamíferos marinos del mundo.

La presencia de los observadores sobre los hielos flotantes ha sido criticada por los pescadores, que consideran que las organizaciones ecologistas obstaculizan su trabajo y transmiten una señal excesivamente negativa de la caza.

En el pasado se han producido ataques de pescadores contra observadores y periodistas.