Armega

Etiquetas

La facturación registrada cayó un 30% en ese periodo frente al de la campaña anterior y sus gastos aumentaron un 5%

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 (EUROPA PRESS)

Los ingresos "reales" de un armador de bajura gallego disminuyeron un 53,3 por ciento entre octubre y marzo con respecto al mismo periodo de la campaña anterior (2007-2008) según revela un informe elaborado por la Asociación de Armadores de Artes Menores de Galicia (Asoar-Armega).

En el documento, la organización señala que la facturación en esos seis meses se redujo en un 26,6 por ciento respecto al mismo periodo de la campaña pasada. Esa proporción se eleva, a su juicio, hasta el 30 por ciento porque el estudio no abarca la totalidad de las especies de pescados y mariscos seleccionadas --en el informe se analiza el comportamiento de 23--, así como tampoco las incorporaciones de nuevos profesionales a la actividad extractiva.

Al descenso del volumen de negocio se añadió el incremento de los costes de explotación de una unidad estándar de bajura y marisqueo, es decir, los gastos fijos de un armador de artes tradicionales, en los que se incluye el mantenimiento de su embarcación, inversiones en elementos de seguridad o deudas financieras, entre otros.

Ese capítulo representaba el año pasado un 40 por ciento de la facturación total del propietario de una embarcación, aunque en el presente ejercicio aumentó un 5 por ciento hasta alcanzar el 42 por ciento.

El informe de Asoar-Armega apunta que los costes de explotación varían en función del arte o modalidad empleada, si bien matiza que no es igual el volumen de negocio de un mariscador a pie --sin embarcación--, que el otro profesional que faene desde una embarcación.

Así, la organización puntualiza que los beneficios netos de un armador de bajura cuya facturación fuese 100 se situaría en la campaña pasada (2007-2008) en 60, mientras que en la actual temporada (2008-2009), al pasar ese total de 100 a 70, los ingresos "reales" del profesional serían 28, un 53,3 por ciento menos que el año anterior.

CAÍDA DE PRECIOS EN ORIGEN Y AUMENTO DE MÁRGENES

El informe analiza la producción y facturación de los profesionales de bajura gallegos el pasado marzo, que sumó 858,7 kilos y 5,2 millones de euros. Esas cifras representaron una caída del 26,9 y 26,6 por ciento, respectivamente, con respecto al tercer mes de 2008.

A esta situación contribuyó la tendencia a la baja de los precios en origen, que en especies como la navaja experimentaron una caída del 48,5 por ciento frente a marzo del año pasado; la almeja babosa, un 31,1 por ciento más barata o el lenguado, un 30,6 por ciento menos.

Entre octubre y marzo la producción total de pescados y mariscos alcanzó los 8,8 millones de kilos, mientras que la facturación global fue de 55,5 millones de euros. En el mismo periodo de la campaña anterior se habían extraído y capturado 11,7 millones de kilos y el volumen de negocio conjunto ascendió a 75,6 millones.

Estos datos contrastan con el incremento de los márgenes comerciales, es decir entre el precio de las especies en las lonjas gallegas y, posteriormente, el importe máximo, medio y mínimo que alcanzaron esos mismos productos en Mercamadrid, el centro de distribución mayorista de los alimentos frescos a otros puntos.

En el caso de la centolla esa diferencia aumenta más de 60 puntos frente al repunte experimentado por la misma especie de la lonja a Mercamadrid en la anterior campaña. Según señala el estudio de Asoar-Armega, esa tendencia al alza se aprecia en la mayoría de las especies estudiadas.

A juicio de los armadores de bajura gallega demuestra "la línea de trabajo del sector comercializador de descargar la presión de la crisis sobre el área extractiva de la primera venta".