El Estado aboga por aunar esfuerzos con países de África Occidental para erradicar la "lacra" de la pesca ilegal

Alrededor de 30 millones de toneladas de productos pesqueros en el mundo puede ser LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 9 (EUROPA PRESS) El director general de Recursos Pesqueros y Acuicultura de la Secretaría General del Mar, Fernando Curcio, expresó hoy la preocupación del Gobierno central por controlar la pesca ilegal en África Occidental, especialmente de determinadas especies, y abogó por "aunar esfuerzos para erradicar de una forma eficaz esta lacra que viene del siglo XX y que continúa en el siglo XXI". Curcio inauguró un seminario en la sede de Casa África en Las Palmas de Gran Canaria sobre pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) en África Occidental, parte del programa Nauta, acompañado por el secretario general de Casa África, Luis Padilla, y el viceconsejero de Pesca del Gobierno canario, Francisco López. El director general de Recursos Pesqueros resaltó el interés del Estado en reforzar la lucha contra la pesca ilegal a partir de la entrada en vigor a partir del 1 de enero de 2010 del reglamento de la Comunidad Europea por el que se establece un sistema comunitario para prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal no declarada y no reglamentada. Explicó que la situación desde el punto de vista del sector pesquero español es de "cierta preocupación en relación con determinados productos e importaciones, por ejemplo la pesca que se produce en los estados costeros africanos que viene a través de Las Palmas o de otros puertos como Vigo y Algeciras". "Muchas veces hay sospechas de que esos productos se han capturado ilegalmente sin autorización de los estados costeros y, por tanto, sobreexplotando los recursos de estos países", agregó. En este sentido, apuntó especies de alto valor nutritivo y añadido como pulpos, camarones, pargos o meros, además de especies altamente migratorias que se capturan en el Atlántico como los túnidos, pez espada y tiburones. Igualmente, mostró la preocupación del Ministerio de Medio Ambiente por la pesca ilegal de Mar de Barens como bacalao y fletán y, del Mediterráneo, el atún rojo. EL 30%, ILEGAL Si bien no pudo precisar datos de pesca ilegal en España, apuntó que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) calcula que alrededor del 30 por ciento de la pesca en el mundo puede llegar a ser ilegal, lo que eso supone alrededor de 30 millones de toneladas de productos pesqueros. Curcio afirmó que la pesca ilegal "es un problema global que afecta a todos los países del mundo y, en especial a los países costeros en desarrollo". Así, señaló que junto a los "perjuicios económicos se producen una serie de daños colaterales tanto por la competencia desleal hacia el sector pesquero que opera legalmente como por la forma en la que se dirige esa actividad ya que el incumplimiento de las condiciones de explotación conlleva al agotamiento de las especies y a un impacto medioambiental sobre ecosistemas y especies en ocasiones irreversible". Por último, el director general de Recursos Pesqueros subrayó que con este seminario en la capital grancanaria se "continúa en la primera línea de la lucha contra la pesca ilegal y sirve al compromiso del Gobierno central incluido en el Plan África de colaborar con los países africanos en su desarrollo y su capacitación". Por su parte, el secretario general de Casa África, Luis Padilla, resaltó que este encuentro "contribuye a acercar la realidad de experiencias de países de África y acompañar a las instituciones africanas en el cumplimiento de sus obligaciones y responsabilidades". De este modo, se persigue "compartir experiencias de buenas prácticas y para regular mejor el sector en esos países", aseveró. El viceconsejero de Pesca del Gobierno regional, Francisco López, incidió en que dicho seminario constituye una herramienta para "contribuir y eliminar una actividad altamente perjudicial para los recursos marinos en general y para las aguas de África Occidental en particular". López denunció que las prácticas pesqueras ilegales suponen "la vulneración sistemática de la normativa pesquera reguladora, así como los más elementales principios básicos de carácter biológico de las especies afectadas", además de las consecuencias negativas en la comercialización pesquera", por lo que ofreció la colaboración del Gobierno regional.