El PSdeG advierte de los "costes económicos" que conllevará suspender la entrada en vigor de la Lei de Pesca

Tacha de "revanchista" la decisión y acusa al PP de "moverse" bajo las "presiones" de "determinados grupos"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 (EUROPA PRESS)

La portavoz parlamentaria de Pesca del PSdeG, Marisol Soneira, advirtió hoy de los "costes económicos" que implicará para los profesionales del mar la suspensión de la entrada en vigor de la Lei de Pesca de Galicia --aprobada el pasado mes de noviembre--, que el Ejecutivo gallego aplazará seis meses a fin de redactar un nuevo anteproyecto de ley "en los 100 primeros días" de gobierno.

En rueda de prensa, la diputada socialista tachó la decisión de "sectaria, revisionista y revanchista" al considerar que la norma contaba con el consenso del 90 por ciento del sector pesquero y la atribuyó a un intento del PPdeG de "querer borrar cualquier resquicio de la presencia del PSdeG en el Gobierno".

Unas afirmaciones que también vinculó a la otra actuación promovida por la Consellería do Mar desde la toma de posesión del nuevo Gobierno de la Xunta, la paralización del proceso electoral del Consello Regulador de la denominación de origen Mexillón de Galicia.

Soneira aseguró que la remisión de un texto articulado para modificar la Lei 11/2008 supondrá "dos años de gestiones" durante los que estará vigente la normativa de 1993, un hecho que, a su juicio, conllevará "consecuencias económicas" para marineros y armadores "por un capricho del Gobierno gallego".

Así apuntó que los profesionales del mar tendrán que mantener el permiso de explotación (permex), en lugar de la licencia de pesca incorporada en la norma que elaboró el Gobierno bipartito, y del que señaló que "limita" las artes que puede emplear una embarcación --cada barco puede disponer de un máximo de cinco artes, según la normativa de 1993--.

La nueva fórmula introducida en la ley impulsada por los socialistas posibilitaba, como defendió, que una embarcación utilizase "distintas artes" y pudiese "solicitar su alternancia en función del estado del recurso".

Por el contrario, mientras no se aprueba el nuevo texto legal los profesionales deberán dedicarse, en el caso de las embarcaciones autorizadas a capturar pulpo, a la misma especie "independientemente de que haya pulpo en el caladero o de la situación de los precios".

Precisamente, Soneira apuntó a la flota gallega de bajura, para cuyos armadores "era un clamor la sustitución del permex", y destacó que el mantenimiento de este sistema puede acentuar la "presión" a la que están sometidas determinadas pesquerías --por ejemplo, la del pulpo--.

Asimismo, recordó que algunos de los reglamentos dirigidos a desarrollar la ley ya se encontraban en fase de análisis y debate con los distintos agentes del sector. "No era necesario, con la Lei 11/2008 la Consellería --do Mar-- podía desarrollar el reglamento sin ningún problema", criticó.

CONSENSO Y MAYORÍA

La parlamentaria socialista reiteró que la normativa aprobada a finales de la pasada legislatura era "fruto de dos años de trabajos con el sector", con el que aseguró que se había consensuado el texto. Soneira reconoció que este respaldo de los profesionales del mar "no era del 100 por cien", dado que consideró que siempre hay colectivos que no se ven contemplados, aunque precisó que sí alcanzaba un 90 por ciento de apoyos.

"Para el PP es más importante el consenso del 10 por ciento que el del 90 por ciento que se logró", aseveró, para añadir que la formación 'popular' "se mueve por las presiones de determinados grupos, que son más importantes que la posición de la mayoría", condenó.

En concreto, lamentó que se reabriese el debate de la renovación de las concesiones administrativas para la explotación de las bateas --plataformas de cultivo de mejillón ubicadas en las rías gallegas--, de las que la ley --como indicó-- "reservaba el 100 por cien de todas las existentes", como resultado del "diálogo" mantenido con las organizaciones de productores.

Así criticó que la Xunta manifestase de "poner el contador a cero" en una cuestión ya zanjada "por una parte minúscula que considera que no quedaba contemplada" --organizaciones como la Asociación de Mexilloeiros Virxe do Rosario de Vilaxoán se opusieron en todo momento a las actuaciones impulsadas por el Gobierno bipartito en esta línea--.

A juicio de la portavoz parlamentaria de Pesca de los socialistas gallegos, los gobiernos deben tener en cuenta a la hora de legislar "a las mayorías" y "contemplar" a las minorías "pero no para condicionar a las mayorías", señaló.