La sobrepesca acabará con el atún rojo en tres años

MADRID (Reuters) - La sobrepesca extinguirá en tres años la población adulta de atún rojo, uno de los predadores más grandes y rápidos de los océanos, a menos que las capturas se reduzcan drásticamente, dijo el martes el grupo ecologista WWF.

Cuando las flotas pesqueras se preparan para comenzar el miércoles la temporada de pesca de dos meses en el Mediterráneo, WWF dijo que sus análisis mostraban que el atún rojo en fase de reproducción - los ejemplares que tienen cuatro años o más - habrán desaparecido para 2012 a los niveles actuales.

"Durante años, la gente se ha estado preguntando cuándo ocurriría el colapso de esta industria, y ahora tenemos la respuesta", dijo Sergi Tudela, responsable de pesca de WWF para el Mediterráneo.

El atún rojo, que puede pesar más de media tonelada y acelerar más rápido que un deportivo, es el favorito de los amantes del sushi. La demanda de Japón ha fomentado el aumento del tamaño de la flota mediterránea en la última década y muchos de estos barcos usan aviones de observación ilegales para rastrear los ejemplares de atún.

"El atún rojo del Mediterráneo se está desplomando mientras hablamos y la pesca comenzará de nuevo mañana como de costumbre. Es absurdo e inexcusable abrir una temporada de pesca cuando los caladeros de esta especie están reduciéndose drásticamente", añadió Tudela.

Los grupos ecologistas condenaron un acuerdo firmado en noviembre que establecía las cuotas del atún. Los grupos calificaron de "desastre" y "desgracia", alegando que los países optaban de nuevo por ignorar a sus propios científicos y establecían unas cuotas un 47 por ciento superiores a las recomendadas.

Un creciente número de restaurantes y tiendas están boicoteándolo.

WWF indicó que los análisis de datos oficiales mostraban que el tamaño medio de los atunes maduros se había reducido más de la mitad desde los años 90 y que ello había tenido un impacto desproporcionadamente elevado dado que los peces más grandes producían muchas más crías.

El atún rojo sólo puede salvarse con una interrupción completa de la pesca en mayo y junio, cuando los ejemplares pasan por el estrecho de Gibraltar al Mediterráneo, según WWF y otros grupos ecologistas.