La Xunta dice que no hay "garantías" de que todas las embarcaciones pendientes de regularizar superen el proceso

El BNG reclama al Gobierno gallego que garantice que la adaptación no servirá de "coartada" para "desmantelar" la flota de bajura

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 (EUROPA PRESS)

El director xeral de Competitividade e Innovación Tecnolóxica do Mar, Juan Carlos Maneiro, aseguró hoy que "a día de hoy, no existen plenas garantías" de que todas las embarcaciones de bajura que están en Galicia pendientes de adaptarse a la normativa europea y española en cuanto a materiales, dimensiones y potencia de motor "puedan superar" este proceso.

Maneiro, que cifró en 2.399 las embarcaciones inmersas en esta adaptación en Galicia, respondió de este modo a una pregunta del diputado del BNG Bieito Lobeira formulada en la Comisión de Pesca e Marisqueo. "Sí existe la firme voluntad de la Xunta de que lo superen el mayor número posible", dijo.

El responsable de esta área de la Consellería do Mar indicó, además, que para los barcos que queden fuera del proceso, el Gobierno gallego prevé "articular nuevas medidas que eviten su desaparición del censo de la flota operativa".

El director xeral concretó que en estos momentos --a cinco meses del fin del plazo para la regularización, que acaba el 24 de octubre-- se están recibiendo los informes preceptivos de las capitanías marítimas y se procede a un cruce de datos entre administración autonómica y central.

Con el fin de buscar que el mayor número posible de las embarcaciones gallegas quede adaptada a las normas, prosiguió, la Xunta dirigió al Gobierno central una serie de propuestas encaminadas, entre otros asuntos, a que se introduzca una ampliación de la potencia permitida en la flota de bajura.

POTENCIA

De hecho, éste es, según Lobeira, el "gran problema de fondo", pues la ley estatal que obliga a someterse a este proceso es una "trasposición de una solemne y aberrante estupidez" marcada por la Unión Europea, que vincula más potencia a más capacidad pesquera.

"En Madrid y en Bruselas no se enteran de la realidad específica del sector gallego ni de sus necesidades en materia de propulsión" criticó el diputado del BNG, que explicó que, en el caso gallego, la potencia es "una cuestión de seguridad", pues faenar en las aguas del Atlántico "no es como en el Mediterráneo".

Lobeira apuntó que, de hecho, el 90 por ciento de las embarcaciones no reguladas en todo el Estado tienen puerto base en Galicia, pues el marco legal está "absolutamente inadaptado" a la realidad de la flota de la comunidad.

Así, manifestó su preocupación por que esta regularización se convierta en "una coartada para desmantelar una parte muy importante de la flota de bajura gallega" y pidió a la Xunta que ofrezca garantías de que esto no será así.

ELECCIONES EN EL CONSELLO REGULADOR DEL MEJILLÓN

Por otra parte, el director xeral de Competitividade e Innovación Tecnolóxica no Mar respondió a una pregunta de la diputada del PSdeG Marisol Soneira acerca de la paralización de las elecciones en el Consello Regulador de la Denominación de Orixe Mexillón de Galicia que la decisión se tomó por estar pendiente de determinar la estructura organizativa de la Xunta tras el cambio de Gobierno.

Así, citó un informe de un letrado de la Xunta que especificaba que faltaban, a 22 de abril --cuando se paralizaron las elecciones--, los decretos que concretasen dicha estructura, por lo que resulta "imposible" designar a los representantes en los órganos electorales.

"Ésta es la causa, no hay otra; no hay causas políticas ni ocultas", replicó Maneiro a Soneira, que acusó al Ejecutivo gallego de estar "más preocupado por destruir lo que hizo el Gobierno anterior" que por tomar iniciativas.