Los pescadores canarios prevén que la temporada de pesca del atún será "muy buena" pese a empezar con un mes de retraso

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 26 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Santa Cruz de Tenerife, Vicente Rivero, y el gerente de Islatuna, Pedro Jiménez, han previsto que la temporada de pesca del atún, que se prolongará hasta el mes de diciembre, será "buena o muy buena" pese a que se ha retrasado un mes debido a circunstancias ajenas al sector, como el ciclo migratorio del atún o la temperatura del agua, lo que repercute en el coste final del producto.

Precisamente, la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Canarias, Pilar Merino, asistió hoy en la Dársena Pesquera del Puerto de Santa Cruz a la descarga de un barco atunero de la organización de productores Islatuna, en la que pudo comprobar cómo se desarrollan las operaciones y el posterior empaquetado del producto.

Se trata de las primeras expediciones de esta campaña que, tras doce días faenando a unas 160 millas de Azores, dejan sus capturas en puertos del archipiélago. Merino manifestó que se espera un buen ritmo y muchas capturas en esta campaña que "lamentablemente empieza más tarde, puesto que este sector afronta muchos y muy altos costes que estamos trabajando por cubrir con los distintos programas de ayuda", agregando que "se apuesta por mejorar las líneas de comercialización e industrialización del Fondo Europeo de Pesca con el fin de generar mayor valor añadido".

"Estamos analizando los costes que se tuvieron en cuenta en su día para elaborar el POSEI Pesca, y una vez tengamos los resultados, consensuaremos con los productores las medidas que sea preciso tomar, si bien somos conscientes de que necesitan todo nuestro apoyo", indicó la consejera.

DIETA SANA

Por otro lado, Merino recalcó que el atún de Canarias es un elemento "fundamental" en toda dieta sana por sus grandes propiedades, y pese a la gran competencia de Azores y Madeira, es uno de los productos más apreciados en los mercados internacionales.

Según destacó Vicente Rivero, el pescado, que en algunos casos ha superado los cincuenta kilos de peso, podrá estar en Madrid o Barcelona en apenas cuatro horas después de ser descargado en el muelle. Para ello, cuentan con unas modernas instalaciones de empaquetado y refrigerado que garantizan que el producto llega en buenas condiciones a su punto de destino.

De hecho, Merino pudo comprobar el óptimo estado de las instalaciones de la entidad en el muelle tinerfeño, que da trabajo a veinte personas a las que hay que sumar la tripulación de los 57 barcos de entre 16 y 30 metros de eslora que integran la organización de productores.