Los pescadores cántabros piden más sensibilidad a las administraciones y que les informen sobre la anchoa

SANTANDER, 28 (EUROPA PRESS)

La Federación de Cofradías de Pescadores de Cantabria reclamó hoy "mayor sensibilidad" de las administraciones hacia los problemas que atraviesan tripulantes y empresas por el cierre de la pesquería de la anchoa y recalcó que siguen a la espera de que les reciban en el Ministerio de Medio Ambiente y de Medio Rural y Marino y en la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad para informarles de la situación.

En un comunicado, la Federación recordó que llevan cinco años de cierre del caladero de la anchoa --incluido éste-- y desde el pasado viernes, 24 de abril, la práctica totalidad de la flota de cerco del Cantábrico Noroeste ha paralizado ya su actividad por ese cierre de la pesquería que, de momento, se mantiene durante el primer semestre.

Sin embargo, critican que en lo que va de año ninguna administración se ha puesto en contacto con el sector para informarles de la situación actual.

Según dicen, la única información de la que disponen hasta ahora son unas declaraciones en prensa de la ministra, Elena Espinosa, en las que afirmaba que el cierre del caladero conllevaría indemnizaciones por la falta de ingresos que supone la parada para la flota.

Sin embargo, el pasado 16 de marzo la Interfederativa del Cantábrico Noroeste remitió un escrito al secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro, para pedir una reunión y que les aclaren las "incertidumbres" que tiene actualmente la flota.

Por su parte, la Federación cántabra también envió, el 6 de abril, otro escrito al consejero cántabro, Jesús Oria, para pedir igualmente una reunión con el fin de conocer la postura de la Comunidad Autónoma y para solicitarle que haga gestiones con el Ministerio.

Después de eso, aseguran que ninguna de las administraciones se ha puesto en contacto con ellos, pero seguirán haciendo gestiones porque "hay muchas familias que dependen de esta actividad" y atraviesan actualmente momentos de "inquietud porque desconocen las decisiones" de los responsables pesqueros sobre la situación.