MARM dice que carta de emplazamiento por Fertiberia "hay que tratarla con independencia" del comité de expertos

ISLANTILLA (HUELVA), 26 (EUROPA PRESS) La ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), Elena Espinosa, apuntó hoy que la carta de emplazamiento --expediente emitido por la Comisión Europea (CE) a España por permitir el depósito de residuos sólidos industriales en las Marismas del río Tinto (Huelva), por parte de Fertiberia, que adopta esta forma-- "hay que tratarla con independencia" del comité de expertos que en la actualidad se encuentra en constitución por parte de la Junta para regenerar la zona, "porque en el Ministerio tenemos muchas". En declaraciones a los periodistas tras clausurar el III Congreso de la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias (Faeca), celebrado en Islantilla (Huelva), Espinosa dijo que, lleva "varios días trabajando conjuntamente con la Junta de Andalucía para hacer compatible la actividad económica con la responsabilidad medioambiental". En cuanto al comité de expertos que se encargará de la regeneración de la zona, la titular del MARM indicó que está "en fase de constitución y que asesorará a la Junta y al Gobierno central para tratar de buscar una salida" a esta situación. El expediente de la CE adopta la forma de una carta de emplazamiento, primera fase de un procedimiento de infracción. Si las autoridades competentes no adoptan medidas correctoras, el caso podría acabar ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE). En los últimos 40 años se han depositado en las marismas del río Tinto alrededor de 120 millones de toneladas de fosfoyesos, residuos de Fertiberia, una fábrica de fertilizantes situada en esa zona, según los datos de Bruselas. En virtud de la normativa comunitaria, los estados miembros están obligados a expedir permisos para prevenir y controlar la contaminación desde vertederos. La Comisión planteó el caso por primera vez a las autoridades españolas en mayo de 2008, tras haber expirado el plazo para conceder esos permisos --30 de octubre de 2007-- sin que España lo hubiera hecho.