Oceana pide crear un área marina protegida en la Ría de Muros y las Illas Sisargas para conservar la población de cetáceos

Expertos aseguran que las costas de Galicia albergan las "últimas poblaciones sanas" de delfín mular y marsopa

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 7 (EUROPA PRESS)

La organización de conservación marina Oceana propuso hoy a los poderes públicos autonómicos y estatales la creación de un área marina protegida en la zona de la Ría de Muros (A Coruña) y la inclusión de las Illas Sisargas en el Parque Nacional das Illas Atlánticas para conservar la población de cetáceos que subsisten en estas zonas.

Esta conclusión nace del estudio 'Cetáceos del área galaico-cantábrica. Zonas importantes para su conservación', realizado por técnicos de Oceana durante 2008 y financiado por la Obra Social Caja Madrid.

Según explicó en rueda de prensa el coordinador del proyecto, Ricardo Aguilar, las costas de Galicia y la cornisa cantábrica, fundamentalmente en la zona de las Sisargas y la ría de Muros, albergan las "últimas poblaciones sanas" de delfín mular y marsopa, esta última una especie que ha ido perdiendo terreno y ha desaparecido en los últimos años del mediterráneo y del Cantábrico.

Aunque los investigadores han detectado la presencia esporádica de hasta 27 especies de cetáceos en las costas gallegas, solo cinco de ellas son estables y dos pertenecen al catálogo de especies prioritarias para la UE, el delfín mular y la marsopa.

Así, resaltaron los investigadores, es normativa europea crear áreas de conservación de estas especies ya que, a su precaria situación se suma que tanto el delfín mular como la marsopa son especies en peligro en esta zona y predominantemente costeras, lo que las hace muy sensibles a la acción del hombre.

AREA PROTEGIDA INFERIOR A LA NECESARIA

Según explicó Aguilar, el Convenio de Biodiversidad de Naciones Unidas insta a que los estados creen reservas marinas en todo el mundo que supongan el 10 por ciento de la superficie total de las aguas.

En este sentido, señaló el coordinador del proyecto, en España esta superficie es menor a la requerida y no llega a alcanzar el 0,5 por ciento de la superficie marina total.

Además de la necesidad de ampliar las zonas protegidas para defender estas especies, los expertos de Oceana consideran que esta actuación redundará en beneficio de muchas especies marinas relacionadas con los cetáceos, como la merluza, de interés comercial y que, en ocasiones, se encuentran "fuertemente explotadas".

Además, en las zonas investigadas se encontraron "importantes comunidades" de otras especies como algas laminarias, bosques de corales amarillos y fondos arenosos con presencia de fanecas, jureles y lanzones, muy importantes para la alimentación de las marsopas.