Oria ve "determinante" que las decisiones de la anchoa se tomen en junio para la posible apertura del caladero

Apuesta por erradicar la brucelosis en la cabaña ganadera cántabra en esta legislatura SANTANDER, 22 (EUROPA PRESS) El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad del Gobierno cántabro, Jesús Oria, cree que el hecho de que las decisiones sobre el caladero de la anchoa se tomen en el mes de junio "puede ser determinante" a la hora de decidir la reapertura de la pesquería de cara al segundo semestre de este año. Según recordó, la decisión sobre la pesquería se hacía hasta ahora a finales del mes de diciembre pero con la propuesta de España y Francia para que se tome en junio "cabe la posibilidad" de que el Consejo de Ministros de la Unión Europea, a la vista de los informes de los científicos, decida abrir el caladero en el segundo semestre. No obstante, de momento no se sabe lo que sucederá. Lo que sí se sabe es que la especie se ha ido recuperando, "pero más lentamente de lo que se esperaba", según comentó el consejero en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press. Aunque no se conocen las razones por las que la especie no se ha recuperado al ritmo esperado, Oria consideró que uno de los factores puede ser el cambio climático, por el calentamiento de las aguas. Al problema del ya largo cierre de la pesquería de la anchoa en el Golfo de Vizcaya, se suman los resultados de otras costeras o el prolongado amarre de este invierno por los temporales. El consejero reconoce que el pesquero es un sector "que no lo pasa bien", aunque, según matiza, "no será por el trato que recibe de las administraciones, sobre todo del Gobierno regional". A su juicio, la flota cántabra es hoy "la más renovada del Estado y enormemente competitiva", pero el problema es que ha habido una "sobreexplotación" del mar en los últimos años y "algunas especies están a punto de desaparecer". "Podemos hablar casi de fósiles en algunos casos, y tenemos que aprovechar a comer algunos de estos pescados de nuestras costas porque, en un tiempo no muy lejano, tendremos que comer el pescado de piscifactoría, que no es malo, pero no es el de la costa", agregó. Ahora, los pescadores cántabros están inmersos en la costera del verdel, con buenas capturas pero precios bajos. Lo que ocurre, en opinión del consejero, es que la flota debería organizarse para no salir todos a faenar todos los días, de forma que llegue menos pescado a las lonjas y se venda a mejores precios. "Si salen todos todos los días traen muchísimo pescado y el precio se queda por los suelos", apostilló el consejero, quien les animó a organizarse también para la próxima costera del bonito. PRODUCTOS DE CALIDAD Preguntado por la posibilidad de crear un sello de calidad para la anchoa, Oria señaló que lo primero habrá que esperar a que se reabra la pesquería y, después, deberá ser el sector el que lo pida, porque los sellos de calidad se tramitan siempre a petición de los productores. En este caso, la petición debería partir de las empresas conserveras o semiconserveras. Mientras eso sucede, la Consejería sigue trabajando en la implantación de otros sellos de calidad para otros productos de la región. Oria destacó que Cantabria produce variedad de productos de enorme calidad, pero casi todos en pequeña cantidad. La apuesta de su departamento es "seguir primando la calidad y, en aquellos que se pueda, aumentar también la cantidad" para abastecer, no sólo al consumidor cántabro, sino también a España, Europa o incluso "más allá de las fronteras de la UE". Actualmente explicó que se trabaja para "en cualquier momento" poder otorgar ya algún sello de calidad a los limones de Novales y, además, "en un espacio de tiempo no muy lejano" se espera también conseguir el reconocimiento de la denominación de origen para la miel, que de momento está amparada bajo el sello Calidad Controlada, de carácter autonómico. SECTOR GANADERO Por lo que respecta al sector ganadero, el consejero aseguró que se nota la crisis "como en todos", pero no se acusa tanto por la "estabilidad" que dan las ayudas ganaderas (de la UE, del Estado y de la Comunidad Autónoma), "que siguen llegando haya crisis o no", porque ya están comprometidas. Aludió además a los resultados de las campañas de saneamiento ganadero que, en el caso de la brucelosis, evidencian una notable mejoría en la cabaña cántabra. Así, recordó que en 2003 Cantabria estaba "a la cabeza de Europa" en índice de brucelosis y ahora está entre las regiones de España y de Europa con índices más bajos. Para conseguirlo reconoció que ha habido que hacer "sacrificios económicos y personales", empezando por los ganaderos que han sufrido los vacíos sanitarios. En este sentido, Oria defendió la importancia de sacrificar todos los animales que han convivido con la res enferma, hacer el correspondiente vacío y ya después renovar los animales, porque "a la corta o a la larga", todos los animales que estuvieron en contacto acaban también enfermos. Por ello, hizo un llamamiento para continuar en esta línea para "rebajar todavía más" los índices de brucelosis y lograr la erradicación, que es el objetivo que quiere alcanzar antes de que termine la legislatura si es posible. EL CAMPANU Por último, preguntado sobre la reciente pesca del 'campanu', con la apertura de la veda del salmón, Oria se felicitó de que el primer salmón pescado esta temporada haya sido el de Cantabria, además en el río Nansa, que no es de los que suelen dar el campanu en la región. En su opinión, esto significa que los ríos cántabros están recuperando su "pureza" y que el programa de recuperación del salmón atlántico que la Consejería lleva desarrollando desde hace muchos años está "dando sus frutos".