La carga fiscal soportada por los cigarrillos en España es muy similar a la media de la Unión Europea


MADRID|

La carga fiscal soportada por los cigarrillos en España es muy similar a la media de la Unión Europea, según se desprende del artículo, incluido en el último número de Cuadernos de Información Económica, editado por Funcas.

En concreto, de media, el 79,19% del precio de venta pagado por los cigarrillos en la UE-15 corresponde a impuestos, porcentaje que en el caso de España se sitúa en los 78,33%, mientras que oscilan del 85,71% de Reino Unido al 71,7% de Luxemburgo.

Sin embargo, se observan importantes diferencias en cuanto al peso de los impuestos ad valorem y específico en el total de accisas. Así, existe un conjunto de países donde el ad valorem es el más relevante como es el caso de Francia (76,7%), Finlandia (82,2%), Bélgica (83,9%), España (83,6%), Italia (90,2%), Austria (68,1%) y Luxemburgo (84,8%), mientras que en el extremo opuesto están países, como Holanda (1,69%) y Suecia (1,80%).

El artículo realizado por Desiderio Romero y José Félix Sanz refleja que el precio de venta final de la marca más vendida en España (4,80 euros) es claramente inferior al de la equivalente en los principales países como Reino Unido (8,40 euros), Francia (6,50 euros), y Alemania (5,09 euros).

Así, la cajetilla más cara de venta al público está en Irlanda (9,09 euros), Reino Unido (8,40 euros) y Francia (6,50 euros), un 30% y un 90% superiores a los existentes en España (4,80 euros), mientras que las cajetillas más baratas se venden en Luxemburgo (4,17 euros), Portugal (3,90 euros) y Grecia (3,50 euros).

Las diferentes combinaciones en los tipos de gravamen, ad valorem y específico, así como la existencia de tipos mínimos, provocan impactos diferentes por países en el precio final de las distintas clases de tabaco, al tiempo que pueden dar lugar a efectos sustitución entre ellas.

De esta forma, el artículo destaca que estos cambios en la fiscalidad han generado efectos de sustitución que han sido especialmente visibles en el caso de cigarrillos y picadura de liar.

Así, entre 2006 y 2013 el consumo de cajetillas de cigarrillos cayó un 43,27%, mientras que el consumo de picadura de liar se elevó en un 171,29%.