Argentina experimenta un "frenazo" por la caída de sus exportaciones y la fuga de capitales

  • Miami (EE.UU.), 10 feb (EFE).- La economía de Argentina experimenta un "frenazo" que la ha dejado atascada en una etapa de recesión que podría contraer el crecimiento hasta en un dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2009, dijeron hoy expertos en Miami.

Argentina experimenta un "frenazo" por la caída de sus exportaciones y la fuga de capitales

Argentina experimenta un "frenazo" por la caída de sus exportaciones y la fuga de capitales

Miami (EE.UU.), 10 feb (EFE).- La economía de Argentina experimenta un "frenazo" que la ha dejado atascada en una etapa de recesión que podría contraer el crecimiento hasta en un dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2009, dijeron hoy expertos en Miami.

Los principales factores de esta desaceleración económica se deben a la caída de las exportaciones en casi un 25 por ciento y a una masiva fuga de capitales, precisó Fernando Navajas, director ejecutivo de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).

Navajas disertó en la conferencia "Perspectivas económicas de Argentina y respuesta a los tiempos de desafío", del Centro de Política Hemisférica de la Universidad de Miami.

Pese a los nubarrones, el investigador aseguró que esta crisis no alcanzará lo niveles de la crisis sufrida por el país suramericano en 2001 y 2002.

"Hay una diferencia enorme, en aquellos años el desempleo alcanzó el 25 por ciento, en cambio ahora estimamos que será del 11 por ciento. Es una cifra preocupante, pero mucho más llevadera que la de la crisis de esos años, señaló Navajas.

De acuerdo con el economista, ese panorama desalentador muestra rasgos comunes al de varios países de Latinoamérica, cuyos ingresos fiscales se han visto afectados por la caída del precio de las materias primas.

Navajas puntualizó que la caída de las exportaciones argentinas fue de 17.000 millones de dólares en 2008, lo que representa más del cinco por ciento del PIB.

"A la región la podemos dividir en tres grupos: países prudentes, como Chile, donde se ahorraron las ganancias de materias primas como el cobre; un grupo intermedio en los que están Uruguay y Brasil que ahorraron reservas en sus bancos centrales, pero que no tuvieron una adecuada política fiscal, y finalmente un grupo en el que están Argentina y Venezuela donde el gasto público creció al ritmo que crecieron sus ingresos", explicó.

Según Navajas, esos ingresos eran temporales y estaban "atados" directamente a las ganancias generadas por las exportaciones.

"En definitiva, es siempre la misma historia, donde los gobiernos gastan como si los ingresos fueran permanentes, y cuando la plata no está vienen los ajustes", sostuvo Navajas que en 2001 se desempeñó como secretario de tesoro y viceministro de economía de Argentina.

Con respecto a la fuga de capitales, Daniel Artana, también economista de FIEL, destacó el esfuerzo del Gobierno de Argentina para promover un retorno de aquellos que se "fugaron" al exterior.

Artana señaló que los argentinos transfirieron del mercado local hacia el extranjero unos 150.000 millones de dólares, "lo que representa aproximadamente la mitad del PBI de Argentina".

"Hubo una gran fuga de capitales en 2008 y ahora el Gobierno está proponiendo un plan para repatriar los capitales de la gente, aplicando solo uno por ciento de impuesto (al monto), siempre y cuando lo vaya a invertir en negocios o construcciones en Argentina", detalló Artana.

No obstante, el economista se mostró escéptico sobre los logros reales que tendrá esa medida.

"Es difícil que haya una respuesta positiva", agregó al referirse al retorno de capitales.

Para Artana, otro factor que afecta a la economía de ese país es la pérdida de financiación de organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ambos economistas coincidieron en que Argentina en años previos tuvo suerte debido al crecimiento de las exportaciones y los precios de las materias primas, "y eso compensó las malas políticas internas".

"Ahora Argentina no tiene suerte y las malas políticas (locales) continúan", finalizó Navajas.