La crisis se agrava en China, con caída de las exportaciones y de los precios

  • Pekín, 11 mar (EFE).- China anunció hoy un fuerte desplome de sus exportaciones en febrero del 25,7 por ciento, cifra que unida a la bajada de la inflación de ese mes (un 1,6 por ciento) muestra un agravamiento de la crisis económica en la tercera economía mundial.

La crisis se agrava en China, con caída de las exportaciones y de los precios

La crisis se agrava en China, con caída de las exportaciones y de los precios

Pekín, 11 mar (EFE).- China anunció hoy un fuerte desplome de sus exportaciones en febrero del 25,7 por ciento, cifra que unida a la bajada de la inflación de ese mes (un 1,6 por ciento) muestra un agravamiento de la crisis económica en la tercera economía mundial.

Por cuarto mes consecutivo, descendieron las exportaciones en un país que depende de ellas para continuar su crecimiento económico.

Éstas, debido al hundimiento de la demanda, alcanzaron sólo 64.895 millones de dólares (unos 51.320 millones de euros), frente a los 90.450 millones de dólares de enero (70.200 millones de euros).

Según las mismas estadísticas, publicadas hoy en la web oficial de la Administración General de Aduanas, las importaciones cayeron un 24,1 por ciento y sumaron 60.054 millones de dólares (47.490 millones de euros).

El comercio exterior chino en el segundo mes del año llegó a 124.948 millones de dólares (98.810 millones de euros), un descenso del 24,9 por ciento con respecto al mismo periodo del pasado año.

Las cifras no sólo muestran una continuación de la tendencia descendente de las exportaciones chinas, sino un agravamiento de la caída, ya que en enero está había sido del 17,5 por ciento, ocho porcentuales menos que un mes después.

El ministro de Comercio chino, Chen Deming, ya había advertido en la víspera de que salieran las cifras que éstas iban a presentar unas perspectivas "lúgubres" para el comercio exterior del país asiático.

La contracción de la demanda en los principales clientes de China (Estados Unidos, Unión Europea, Japón) ha golpeado con fuerza a las empresas chinas dedicadas a la exportación, con miles de fábricas cerradas en todo el país y la pérdida de 20 millones de empleos en esas factorías, en su mayoría inmigrantes rurales.

Los negativos datos se unen a los que ayer aportó el Buró Nacional de Estadísticas de China, que anunció una bajada del 1,6 por ciento del índice de Precios al Consumo (IPC) de febrero y también un descenso, del 4,5 por ciento, del Índice de Precios de Producción (IPP) de ese mismo mes.

La bajada de precios es la primera en seis años, con una diferencia de 2,6 puntos respecto al primer mes del año (en enero, el IPC fue del 1,0 por ciento).

El organismo oficial atribuyó la caída del IPC a la crisis mundial y la caída del precio de las materias primas, pero pidió calma señalando que descarta que el país corra el riesgo de entrar en una espiral deflacionaria.

La bajada del IPP también preocupa en gran medida a los economistas, ya que esté índice es uno de los principales medidores de la temperatura económica en China, en opinión de los expertos.

Ante estas cifras, el Buró Nacional de Estadísticas aportó hoy la única que marca cierta tendencia positiva, la inversión en activos fijos en China, que creció un 26,5 por ciento en los meses de enero y febrero de 2009.

La inversión ascendió hasta 1,02 billones de yuanes (150.350 millones de dólares, 118.900 millones de euros), según el organismo oficial.

El ritmo de aumento es incluso mayor que el registrado en todo el año 2008, del 24,3 por ciento, y muestra los efectos del plan de estímulo económico del Gobierno chino, según la agencia oficial Xinhua.

"La aceleración de la inversión refleja los efectos positivos de los 4 billones de yuanes (584.000 millones de dólares, 462.000 millones de euros) destinados al plan de estímulo. Podemos ver un gran incremento de la inversión con apoyo estatal", destacó Zhuan Jian, experto del Banco de Desarrollo de Asia.

El aumento de las inversiones en proyectos autorizados por el Gobierno central fue mayor que el crecimiento total, y ascendió al 40,3 por ciento.

El dato positivo no ha servido para animar las bolsas chinas: la de Shanghai registró hoy al cierre una caída del 0,91 por ciento, mientras que la de Shenzhen, ciudad vecina a Hong Kong, registró un descenso aún más pronunciado, del 1,29 por ciento.

La bolsa hongkonesa, sin embargo, subió hoy un 2,02 por ciento, impulsada por las alzas de la última sesión de Wall Street.