La economía argentina se estancará o caerá en recesión este año, según expertos

  • Washington, 12 feb (EFE).- El crecimiento económico de Argentina caerá este año hasta entre el 0% y el 1% negativo, un parón muy brusco respecto a 2008, predijeron hoy expertos en Washington, que creen que la inflación seguirá alta.

La economía argentina se estancará o caerá en recesión este año, según expertos

La economía argentina se estancará o caerá en recesión este año, según expertos

Washington, 12 feb (EFE).- El crecimiento económico de Argentina caerá este año hasta entre el 0% y el 1% negativo, un parón muy brusco respecto a 2008, predijeron hoy expertos en Washington, que creen que la inflación seguirá alta.

Miguel Kiguel, director de la consultora EconViews, auguró que el país entrará en un período de "estanflación", es decir, estancamiento económico acompañado de una inflación elevada.

"El escenario económico es extremadamente difícil" para Argentina, debido al empeoramiento del entorno internacional y la sequía, opinó Kiguel en un seminario en el Diálogo Interamericano, un centro de estudios independiente.

Aunque dolorosa, la crisis no alcanzará, sin embargo, el dramatismo del colapso ocurrido en el 2001, principalmente porque el sistema bancario tiene más liquidez y la deuda pública es "manejable", dijo Kiguel.

El Producto Interno Bruto (PIB) argentino aumentó un 7,1% el año pasado, según los datos oficiales, pero el último trimestre ya dio un frenazo.

Para 2009 tanto Kiguel, como Claudio Loser, ex director del departamento de América Latina del Fondo Monetario Internacional (FMI), prevén que el crecimiento sea cero o llegue al 1% negativo.

En cambio, el Gobierno vaticina que una expansión del 4%.

Loser auguró un desempeño "mediocre" para su país natal y una pérdida de su peso económico en América Latina.

"La situación es muy grave", alertó Loser, quien actualmente trabaja en el Diálogo Interamericano.

Al mismo tiempo, la inflación seguirá alta, pese al derrumbe de la actividad económica, según Kiguel.

El Gobierno informó ayer que los precios subieron un 0,5% en enero, pero Kiguel calificó ese dato como "falso" y afirmó que la tasa real fue del 2%.

Este experto cree que este año la inflación real se situará en torno al 16%, lo que representa una bajada con respecto al 19 ó 20% de 2008, según sus cálculos.

En cambio, el Gobierno mantiene que los precios subieron un 7,2% el año pasado y sumarán un 8% en 2009.

Kiguel afirmó que la inflación no caerá más principalmente por el interés del Gobierno en gastar para mejorar sus posibilidades de victoria en las elecciones legislativas de octubre.

Mientras otros expertos temen la posibilidad de una suspensión de pagos de la deuda nacional, Kiguel señaló que el Gobierno "es capaz de pagar y también está dispuesto a hacerlo".

Según sus cálculos, deberá abonar tan solo 2.000 millones de dólares a los tenedores de sus bonos este año y "prácticamente nada" en 2009, pues los intereses de buena parte de su deuda están condicionados a que la economía crezca más de un 3%, una cifra que Kiguel cree que no alcanzará.

Argentina ha logrado reducir sus obligaciones gracias a la nacionalización del sistema privado de pensiones, explicó.

Pero al mismo tiempo esa medida "ha reducido la disponibilidad de crédito para el sector privado", lo que ha intensificado la escasez de préstamos, según Loser.

Argentina se encuentra en una situación más complicada que Brasil o Chile, porque carece de la posibilidad de usar su política macroeconómica para estimular la economía y aminorar el golpe de la crisis, según los expertos.

No puede bajar las tasas de interés, ya que provocaría una salida de capital aún más pronunciada que hasta ahora y una depreciación brusca del peso, detalló Kiguel.

Al mismo tiempo, el Gobierno no cuenta con espacio fiscal para llevar a cabo un programa de estímulo económico, afirmó.

Los problemas del país están agravados por la sequía, que reducirá la producción agrícola en un 20%, según Kiguel.

La Sociedad Rural Argentina ha augurado que la falta de agua quitará 1,6 puntos porcentuales al crecimiento del PIB.