Los empresarios asturianos dicen que la intervención del Banco de España era "algo que se veía venir"

GIJÓN, 30 (EUROPA PRESS) El presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Severino García Vigón, dijo hoy que la intervención del Banco de España en Caja Castilla La Mancha (CCM)era "algo que se veía venir" y que, por lo tanto, la noticia no le sorprendió. Vigón hizo estas consideraciones tras reunirse en Gijón con los presidentes de la Cámara de Comercio de Gijón, Luis Arias de Velasco y de Avilés, Francisco Menéndez. Preguntado sobre si teme que otras cajas españolas corran la misma suerte, Vigón se limitó a decir que no lo puede saber. El líder de los empresarios asturianos, señaló que el 45% del sistema financiero español son cajas y que la mayoría de quienes las dirigen son políticos. En todo caso, atribuyó sus problemas no a una mala gestión, sino a las consecuencias de la crisis que les han hecho más vulnerables, fundamentalmente en lo que se refiere a los riesgos derivados del sector de la construcción, con un problema amplio de liquidez. Ese dinero de los bancos "que mucha gente pregunta dónde está", según apuntó Vigón se encuentra en los pisos que están sin vender y, en muchas ocasiones, en suelo. Vigón se mostró preocupado por la actual situación de crisis y afirmó que lo prioritario es reactivar la economía. Explicó que muchos empresarios lo están pasando "muy mal" ante un modelo diferente en el que se les exigen muchísimas garantías personales para salir adelante. Así, insistió la necesidad en que descienda la morosidad por parte de las administraciones públicas, sobre todo por parte de ayuntamientos. Preguntado por ArcelorMittal, ante la posible parada de uno de sus hornos en Gijón, dijo que no se puede hacer más ante una situación de una empresa que fabrica acero para coches, que, a su vez, no se venden. Comentó que la compañía está apilando la mercancía, algo que "es de agradecer". "Lo que hay que hacer es apurar todas las opciones para que se vendan más coches", sentenció. Respecto a las movilizaciones sociales, Vigón dijo que no está dispuesto a entrar en un juego en el que se ponga a los empresarios como culpables de la crisis, dado que son precisamente quienes también la están sufriendo directamente. "Si hay una movilización frente a la crisis, ¿contra quién hay que manifestarse?, porque yo también me apunto", apostilló. Rechazó que se confunda conflictividad con crisis, y dijo que las cláusulas salariales de los convenios colectivos venían teniendo su sentido en el mantenimiento del poder adquisitivo de los trabajadores. "¿Pero qué hacer ahora, que están bajando los precios?", se preguntó.