CCOO apunta dificultades para obtener crédito para VPO en rentas inferiores a 2,5 veces el Iprem y pide el aval de EPSA

SEVILLA, 16 (EUROPA PRESS)

El secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero, apuntó que se están registrando "determinados problemas y dificultades" en los demandantes de vivienda protegida que poseen rentas inferiores a 2,5 veces el Iprem, que optan a viviendas de régimen especial, a la hora de obtener créditos para acceder a una vivienda.

En una entrevista con Europa Press, Carbonero destacó que en materia de vivienda, la Junta "ha hecho cosas muy interesantes", de manera que en Andalucía "se han dado pasos interesantes en esta materia y se cerró 2008 con 14.000 viviendas calificadas y para este año 2009 se esperan 24.000; el ritmo de calificaciones va bien".

No obstante, lamentó que los aspectos relacionados con la financiación del Plan Concertado de Vivienda y Suelo "están impidiendo que el plan se ponga en marcha", por lo que "se están registrando determinados problemas, sobre todo en aquellas personas cuyos ingresos no llegan a 2,5 veces del Iprem, que pueden acceder a las viviendas de régimen especial, que siguen teniendo tremendas dificultades para obtener los créditos".

Por ello, planteó que ante esta situación se pueda acceder a tener avales públicos, a través de la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (EPSA), puesto que, "de no ser así, será difícil que este segmento de población pueda acceder a una vivienda". Consideró que esos avales "se deben dar en los sectores de población donde haya más dificultades, pues el resto de ciudadanos tienen ingresos con los que pueden acceder a destinar la cuarta parte de su renta a pagar una vivienda".

En ese sentido, el consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio en funciones, Juan Espadas, ya destacó ayer que EPSA se está convirtiendo "en ciertos momentos" en "puente de garantía y corresponsabilidad entre el promotor y la entidad financiera", ya que, según explicó, con los suelos que EPSA busca en el mercado para el sector "llegamos a acuerdos con entidades financieras para que la empresa pública sea agente financiero y respalde a determinados promotores que no podían arrancar sus promociones por dificultades de crédito".

"Los bancos no dan créditos, y aunque está habiendo buena disposición por parte de la Junta para trabajar, los resultados están siendo aún escasos", aseveró Francisco Carbonero, quien recordó que "una cosa son los compromisos de las entidades financieras con la Junta y otra cosa es que este proyecto empiece a rodar y ahí el desarrollo del Plan está siendo lento", ya que "debe existir el compromiso de las cajas de ahorro y entidades bancarias para que todas vayan de la mano a la hora de conceder créditos y se fíen de que los ciudadanos les van a pagar, pues se trata de un problema de confianza".

A su juicio, "es imprescindible que el Plan empiece a rodar para dar cobertura a las necesidades de la población y para reactivar el sector de la construcción", aunque esa reactivación sea para el sindicato un elemento "coyuntural", porque, según Carbonero, la salida de la crisis "no puede ser otra vez el ladrillo, aunque sí debe haber un dimensionamiento del sector de la construcción, que debe tener una dimensión adecuada a la demanda del mercado y satisfacer las necesidades de la población".

"No se está haciendo todo lo que se puede hacer, teniendo en cuenta que no se puede forzar a las entidades privadas a que den los créditos", añadió el dirigente sindical, para el que los bancos "deben asumir su parte de responsabilidad social y acabar con esa desconfianza, ya que aún nadie sabe en España cuáles son los productos tóxicos, pues el interbancario no funciona y si los créditos no empiezan a funcionar, difícilmente se va a poder actuar para resolver los principales problemas de la crisis".