Las empresas españolas recibirían 9.300 millones de euros de liquidez si la administración pagara a tiempo

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Las empresas españolas recibirían 9.300 millones de euros de liquidez inmediata si las administraciones públicas - Estado, comunidades autónomas y ayuntamientos- pagaran sus facturas en los plazos indicados, según el informe 'Índice de riesgo de pago 2009' presentado hoy por Intrum Justitia.

"La Administración pública española debería acortar los plazos de pago de manera urgente, dado el impacto directo e indirecto que su retraso tiene en la economía", explicó en rueda de prensa el director general de Intrium Justitia, Luis Salvatierra.

La Administración española tarda 139 días de media en pagar a sus proveedores, frente a los 67 días de media europea, y se sitúa en el segundo puesto sólo detrás de Grecia, cuyos organismos públicos tardan una media de 165 días en pagar. Por detrás, se encuentran Italia, Portugal y Chipre.

La media del plazo acordado con las administraciones se sitúa en 88 días, mientras que la media de los retrasos es de 55 días. "El retraso de los pagos es un problema de toda Europa,pero es más grave en España", apuntó Salvatierra.

En conjunto, si todas las administraciones públicas europeas pagaran sus facturas dentro del plazo estipulado se produciría una inyección de 65.000 millones de euros.

Salvatierra explicó que las empresas españolas aumentarían su liquidez si las administraciones "establecieran el plazo de 30 días de pago", tal y como recomienda la Comisión Europea.

EL 90% DE LAS EMRESAS RETRASAN LOS PAGOS.

En España, el 90% de las empresas recibe actualmente los pagos con retraso, lo que ha provocado que el riesgo de las operaciones comerciales se haya incrementado en siete puntos respecto a 2008. Así, el estudio sitúa el índice de riesgo en 166, frente al 159 registrado el año pasado.

Los retrasos en los pagos se incrementaron en un promedio de 10 días respecto a 2008. Las pérdidas por impago sobre el total de facturación en España aumentaron del 2,2% en 2008 al 2,4% actual.

El plazo de pago en España se sitúa en 98 días de media, frente al promedio europeo de 57 días, y vuelve a ocupar el segundo puesto por detrás de Grecia. "Los países tienen que preparar la salida de la crisis con medidas de fondo", advirtió Salvatierra.

Los particulares son los que menos retrasan los pagos, con 17 días de media, efectuando sus pagos en una media de 57 días, frente a la media europea de 41 días.

Por último, el 82% de los empresarios españoles opinan que el riesgo de impago seguirá incrementándose a lo largo de este año, frente al 40% de registrado en 2008. Además, el 67% de las empresas prevé pérdidas a consecuencia de los impagos y el 78% teme que afecte a la liquidez de su empresa.