Monseñor Salvador Giménez tomará posesión de la Diócesis de Menorca el próximo 11 de julio

VALENCIA, 21 (EUROPA PRESS)

El obispo electo de Menorca, monseñor Salvador Giménez Valls, confía en poder tomar posesión de la sede diocesana el próximo 11 de julio, festividad de San Benito, patrón de Europa, según señaló el propio prelado. Giménez se reunirá mañana con el Colegio de Consultores de la diócesis menorquina y en los próximos días, también lo hará con los cuarenta sacerdotes que ejercen su labor pastoral en las 19 parroquias de la isla y en otras instituciones religiosas y educativas, según informaron fuentes del Arzobispado en un comunicado.

"Aunque llevo ya ocho meses en la isla como Administrador Apostólico, y conozco aún poco la diócesis, tenemos que programar todo lo que vamos a hacer el año que viene, que es muy importante para todos al haber convocado el Santo Padre el 'Año Sacerdotal'", precisó.

El obispo electo de Menorca, monseñor Salvador Giménez, recibió este mediodía la comunicación de su nombramiento para la diócesis menorquina cuando se encontraba en la ciudad valenciana de Gandia participando en un encuentro con sacerdotes de la vicaría V de Valencia, que presidía el arzobispo, monseñor Carlos Osoro.

Instantes después de las 12.00 horas, una vez que la Nunciatura Apostólica ha comunicado oficialmente el nombramiento, monseñor Osoro se ha dirigido a los sacerdotes, reunidos en la Casa de Ejercicios de las Esclavas de María en Benirredrá, para anunciarles la designación por el Papa de monseñor Giménez como nuevo obispo de Menorca.

Monseñor Giménez Valls, que cumplirá 61 años el próximo 31 de mayo, es natural de la localidad alicantina de Muro de Alcoy, que forma parte de la archidiócesis de Valencia, y desempeñaba desde hacía ocho meses la responsabilidad de Administrador Apostólico de la diócesis de Menorca, desde que su obispo titular, el también valenciano monseñor Joan Piris fue designado obispo de Lleida.