Almunia responde a Zoellick que la UE lidera el apoyo a los países del Este

  • Bruselas, 24 feb (EFE).- El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, ha precisado al presidente del Banco Mundial (BM), Robert Zoellick, que la UE lidera el apoyo a las economías del centro y este de Europa, incluidos los países que no son socios de la Unión y ni siquiera candidatos.

Almunia responde a Zoellick que la UE lidera el apoyo a los países del Este

Almunia responde a Zoellick que la UE lidera el apoyo a los países del Este

Bruselas, 24 feb (EFE).- El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, ha precisado al presidente del Banco Mundial (BM), Robert Zoellick, que la UE lidera el apoyo a las economías del centro y este de Europa, incluidos los países que no son socios de la Unión y ni siquiera candidatos.

Almunia ha decidido responder por carta a las insistentes peticiones de Zoellick para que la UE se implique más en la resolución de los graves problemas económicos y financieros que atraviesa esa región, una de las más golpeadas por la crisis.

El presidente del BM cree que tanto este organismo como el Fondo Monetario Internacional deben contribuir a estabilizar las maltrechas economías del centro y este de Europa -cuyo sector financiero corre, en algunos casos, serio riesgo de derrumbe-, pero insiste en que es necesario más apoyo de la UE.

Bruselas defiende, sin embargo, que la Unión está asumiendo su responsabilidad y que ahora corresponde a las instituciones financieras multilaterales hacer su parte.

En su misiva, de cuatro páginas, Almunia hace un detallado repaso de las iniciativas puestas en marcha por la UE para apoyar, en primer lugar, a los nuevos estados miembros, pero también a los candidatos y potenciales aspirantes a la adhesión e incluso a los países vecinos.

En relación con el sector financiero, subraya que los planes de rescate para asegurar la solvencia y liquidez de las entidades y evitar quiebras que han ido adoptando los estados miembros (hasta la fecha, 18 de los 27 socios de la UE) tienen efecto más allá de las fronteras nacionales.

Según Almunia, estas medidas deberían beneficiar a toda la UE, incluidos los nuevos países socios, y a las naciones candidatas y vecinas, dado que muchas de ellas tienen una importante presencia de bancos extranjeros, procedentes en su mayoría de Europa occidental.

El comisario también recuerda los préstamos concedidos por la UE a Hungría y Letonia, dos de los países más castigados por la crisis, para reducir su desequilibrio exterior, por un total de 9.600 millones de euros.

Bruselas ha elevado, además, el margen para este tipo de asistencia de 12.000 a 25.000 millones de euros, por lo que todavía quedan 15.400 millones disponibles.

La rapidez en la adopción de estas decisiones demuestra, en opinión de Almunia, la clara determinación de los Veintisiete para ayudar a los países socios a sortear los golpes de la crisis.

Asimismo, apunta que dentro de las medidas de reactivación económica, la UE acordó simplificar y acelerar el acceso a los fondos estructurales y de cohesión, cuyos principales receptores son los nuevos estados miembros.

Sobre los países candidatos y potenciales candidatos, destaca las cuantiosas ayudas que la UE les facilita para acometer reformas estructurales y consolidar sus instituciones.

Y alude a los planes para poner en marcha un "paquete anticrisis" específico para estas economías, al que la UE aportará 120 millones de euros, con la idea de llegar junto a las instituciones multilaterales a una dotación de 500 millones.

Almunia también valora el papel que puede jugar el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para impulsar la recuperación económica y recuerda que los Veintisiete decidieron elevar en 15.000 millones de euros anuales su límite para operaciones de financiación en 2009 y 2010.

Dada la vulnerabilidad económica de los nuevos países socios, el BEI aumentará los préstamos para convergencia en 2.500 millones anuales, agrega el comisario.

También destaca el incremento de los umbrales de financiación del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, con especial énfasis en las operaciones en el este y centro de Europa, en los Balcanes occidentales y en Asia Central.

Estas operaciones deberán centrarse, además, en las áreas más afectadas por la crisis, como el sector bancario, la energía y las infraestructuras.

Almunia indica, por último, que la UE también tiene operativas varias líneas de financiación para asistir a países vecinos con problemas económicos.