Amorim admite que la crisis puede afectar obras de integración suramericana

  • Río de Janeiro, 9 abr (EFE).- El ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, admitió hoy que la actual crisis económica global puede afectar las obras de integración proyectadas por los países suramericanos, entre ellas el llamado Gasoducto del Sur.

Amorim admite que la crisis puede afectar obras de integración suramericana

Amorim admite que la crisis puede afectar obras de integración suramericana

Río de Janeiro, 9 abr (EFE).- El ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, admitió hoy que la actual crisis económica global puede afectar las obras de integración proyectadas por los países suramericanos, entre ellas el llamado Gasoducto del Sur.

Amorim, en unas declaraciones que concedió hoy a los periodistas tras un encuentro con embajadores brasileños en diversos países suramericanos, dijo que las grandes obras de integración, principalmente las energéticas, tendrán que esperar por falta de recursos.

El canciller citó específicamente el Gasoducto del Sur, una tubería de cerca de 8.000 kilómetros de extensión y que costaría unos 23.000 millones de dólares proyectada para transportar gas venezolano hasta Brasil, Uruguay y Argentina.

"Ése no es un proyecto para ser desarrollado en los próximos tres o cuatro años. Creo que es viable, pero, ante la crisis, no hay recursos disponibles. Los grandes proyectos nuevos tendrán que aguardar un poco", aseguró.

El Gasoducto del Sur es una iniciativa defendida exhaustivamente por el presidente venezolano, Hugo Chávez, pero que ha encontrado resistencias por parte de la petrolera brasileña Petrobras.

Según Amorim, ante las turbulencias internacionales y el agotamiento del crédito, los países suramericanos tienen que fortalecer su integración en todos los niveles.

"El desafío es aumentar la integración y utilizar el potencial del mercado interno de Suramérica. Queremos que sea profundizado y es posible hacerlo. Pero son necesarios esfuerzos" para evitar medidas proteccionistas, advirtió.

El ministro brasileño declaró que los países de la región tienen que rechazar el proteccionismo y hacer esfuerzos para liberar sus economías a nivel regional, ya que, aisladamente, no podrán crecer sólo con sus mercados internos.

"La tendencia natural es defensiva. Esa tendencia genera comportamientos en relación a las importaciones desde otros países e incluso desde países suramericanos. Necesitamos trabajar para que eso no afecte nuestra integración. Y eso exige voluntad política", afirmó.