Argentina reanuda la batalla por la "independencia" del FMI pese a la crisis global

  • Buenos Aires, 23 abr (EFE).- A pesar de sentir el impacto de la crisis global, Argentina ha reanudado las polémicas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), al que le objeta las "recetas" neoliberales desde que en 2006 canceló su abultada deuda con el organismo financiero y declaró su "independencia".

Argentina reanuda la batalla por la "independencia" del FMI pese a la crisis global

Argentina reanuda la batalla por la "independencia" del FMI pese a la crisis global

Buenos Aires, 23 abr (EFE).- A pesar de sentir el impacto de la crisis global, Argentina ha reanudado las polémicas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), al que le objeta las "recetas" neoliberales desde que en 2006 canceló su abultada deuda con el organismo financiero y declaró su "independencia".

La discusión se centra hoy en los métodos de medición de indicadores económicos, en momentos en que muchos expertos sostienen que Argentina necesita la ayuda crediticia especial que ofrece el FMI y que el Gobierno de Buenos Aires insiste en desechar.

Desde su "independencia", Argentina ha eludido las auditorías del Fondo, que acaba de sumarse a las consultoras privadas que desde hace más de dos años ponen en tela de juicio la veracidad de los datos oficiales de inflación del país suramericano.

A Argentina "le vendrían muy bien" los créditos del organismo multilateral, aseguró hoy a Efe el experto Fausto Spotorno, en sintonía con la opinión de la mayoría de sus colegas, que prevén que la crisis global tendrá un fuerte impacto económico en esa nación luego de seis años consecutivos de crecimiento.

Mientras, calificadoras internacionales de riesgo ya han advertido de que hay dudas de que el país suramericano pueda afrontar los vencimientos de deudas soberanas en 2010.

Pero en la próxima reunión semestral del FMI, el Gobierno de Cristina Fernández sólo apunta a acelerar el giro de fondos por unos 2.500 millones de dólares que corresponde a Argentina por la millonaria ampliación del capital del organismo financiero aprobada en la Cumbre del G-20, a comienzos de este mes en Londres.

El Fondo cree que los índices de inflación que difunde Argentina "ofrecen dudas" y confía en poder normalizar "pronto" sus relaciones con Buenos Aires, que "no han sido muy buenas en el pasado", dijo el director gerente del organismo, Dominique Strauss-Kahn, en declaraciones publicadas hoy por la prensa local.

"Argentina es miembro del Fondo Monetario, es miembro del G-20: está comprometida con una conducta y debe seguirla", remarcó, luego de ofrecerle ayuda crediticia con la condición de que acepte los estándares de medición de indicadores económicos de la entidad multilateral.

Strauss-Kahn hizo estas declaraciones a corresponsales latinoamericanos en Washington ayer, quizá sin saber que ese día había vuelto a estallar una polémica con Buenos Aires.

Anoche, el Ministerio de Economía argentino acusó al Fondo Monetario de "subestimar sistemáticamente" la tasa de crecimiento del país, al responder al pronóstico de una contracción del 1,5% para este año difundido en su informe semestral.

"Si se hubiesen cumplido los pronósticos del FMI para cada uno de los años del período 2003-2008, Argentina tendría actualmente un PIB (Producto Interior Bruto) que sería 15% inferior al verdaderamente existente", subrayó en un comunicado que refiere a seis años consecutivos de crecimiento promedio del 8%.

Además de denunciar la presunta manipulación a la baja de los datos de inflación del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), asunto que investiga la justicia desde enero de 2007, los expertos también objetan la pauta de crecimiento del Presupuesto Nacional de este año.

Los pronósticos de la mayoría de las consultoras locales son más pesimistas que los del Fondo, ya que calculan una contracción del orden de 2% a 3,8% para este año, cuando el Gobierno estima un crecimiento del 7%.

Spotorno, del estudio económico Ferreres y Asociados, sostuvo que la economía argentina retrocederá 2,61% por la crisis global, que reducirá la actividad industrial y el consumo, con la consiguiente pérdida en los ingresos del Fisco.

El experto destacó que Argentina "no tiene acceso a ningún mercado de capitales", por lo que "se financia" con recursos del sector público, entre ellos los depósitos de la banca estatal, lo cual "resta plata" para sostener la economía con préstamos a las empresas y obras de infraestructura.

"Vendría muy bien" recibir préstamos del FMI porque "las cuentas públicas estarán este año muy acotadas" por la caída de la actividad económica, apuntó.