Banqueros ven más apetito de riesgo y menos pánico en los mercados

  • Washington, 13 abr (EFE).- La mayor asociación de banca del mundo, el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), dijo hoy que hay más apetito de riesgo y menos pánico en los mercados, pero no se atrevió a aventurar si la situación de crisis ha tocado fondo.

Banqueros ven más apetito de riesgo y menos pánico en los mercados

Banqueros ven más apetito de riesgo y menos pánico en los mercados

Washington, 13 abr (EFE).- La mayor asociación de banca del mundo, el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), dijo hoy que hay más apetito de riesgo y menos pánico en los mercados, pero no se atrevió a aventurar si la situación de crisis ha tocado fondo.

"El apetito de riesgo se ha reavivado, lo que se refleja en la rentabilidad significativamente mayor de los activos de riesgo frente a los que no lo tienen", dijo hoy en una rueda de prensa en Washington Hung Tran, alto asesor y director de políticas del IIF.

Tran puso como ejemplo el que la rentabilidad de los títulos del Tesoro estadounidense, que son un buen barómetro de la aversión al riesgo, tienen una rentabilidad negativa, del -0,4 por ciento, en lo que va de año.

Por el contrario, afirmó Tran, los activos de riesgo, sobre todo en mercados emergentes, "han evolucionado muy bien".

Mencionó en ese sentido que las acciones de los mercados emergentes han subido de media un 12,2 por ciento, frente a la caída del seis por ciento en los mercados desarrollados o maduros.

El alto asesor del IIF no se atrevió a aventurar si la crisis financiera global ha tocado fondo, pero insistió en que "el que el apetito de riesgo se haya normalizado en cierta medida tras unos 18 ó 20 meses de crisis es algo que hay que celebrar".

Afirmó que, salvo sorpresas, que no se pueden descartar, los astros parecen comenzar a alinearse "para la eventual normalización de la situación".

Tran y otros ejecutivos del IIF, como Charles Dallara, director gerente de la organización, divulgaron hoy el contenido de una carta abierta a los ministros de Economía y Finanzas que se darán cita en Washington a finales de abril con motivo de la reunión semestral del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

En la misiva se subraya la necesidad de que los Gobiernos mundiales desembolsen con rapidez los montos que se comprometieron a aportar al FMI y al resto de organismos multilaterales de desarrollo durante la reunión del G20 celebrada a principios de mes en Londres.

Esos fondos buscan mitigar el impacto de la crisis económica mundial, con epicentro en Estados Unidos, sobre el mundo en desarrollo.

Los miembros del G20 prometieron impulsar distintas medidas para que el FMI y otros organismos multilaterales cuenten con 1,1 billones de dólares en recursos.

"A dos semanas de la reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial y tras la exitosa reunión del G20, el desafío ahora es convertir las promesas en fondos que hagan esos compromisos realidad", dijo Dallara.

La agrupación de banqueros, con más de 360 miembros en todo el mundo, sostiene que la celeridad es especialmente necesaria en aquellos países en los que se requiere la aprobación de los Congresos para garantizar los fondos, como EE.UU.

"El tiempo y el liderazgo son de una importancia fundamental", señala la misiva, que subraya la "urgencia" de una actuación del FMI en los países de Europa Central.

Dallara mencionó durante su intervención que Latinoamérica, donde la situación se está deteriorando "de forma sustancial", precisa también de la ayuda de los organismos financieros multilaterales.

Destacó, en ese sentido, la necesidad de incrementar el capital del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El banco de desarrollo regional solicitó un aumento de capital durante su reciente reunión anual en Medellín (Colombia) para poder mantener el récord de concesión de préstamos a la región, que este año alcanzarán los 18.000 millones de dólares.

Pero Estados Unidos, el principal socio del BID, con un 30 por ciento del capital, no es muy entusiasta al respecto y en Medellín se limitó a expresar su compromiso con analizar la situación y emitir un veredicto más adelante.

"Se necesita mucho más que eso", dijo Dallara.

El directivo hizo hincapié, por lo demás, en que pese al menor pánico en los mercados, todavía se percibe un deterioro adicional de los indicadores macroeconómicos a nivel mundial, aunque el ritmo parece haberse desacelerado.

"Aun así, los datos importantes siguen siendo bastante débiles y subrayan la necesidad de (un sentido) de urgencia y (la necesidad) de estabilizar la economía mundial y los mercados emergentes" poniendo dinero en los organismos multilaterales que lo necesitan, concluyó.