Brasil defiende la solidez de sus bancos tras un comentario del jefe del FMI

  • Washington, 23 abr (EFE).- El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, defendió hoy la solidez de los bancos de su país y dijo que reclamará al jefe del FMI, Dominique Strauss-Kahn, por un comentario en el que apuntó la vulnerabilidad de las entidades latinoamericanas.

Washington, 23 abr (EFE).- El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, defendió hoy la solidez de los bancos de su país y dijo que reclamará al jefe del FMI, Dominique Strauss-Kahn, por un comentario en el que apuntó la vulnerabilidad de las entidades latinoamericanas.

"Los bancos brasileños están absolutamente sólidos porque en Brasil la regulación es muy rigurosa", afirmó Mantega a la prensa en la sede del Fondo Monetario Internacional (FMI) antes de un encuentro con Strauss-Kahn.

En una entrevista publicada hoy por cuatro diarios latinoamericanos, el ex ministro francés señaló que "si la desaceleración de la economía continúa por mucho tiempo, hasta los bancos de América Latina cargarán activos tóxicos".

La declaración cayó mal al Gobierno de Brasil, que cuenta con los mayores bancos de la región, y Mantega alertó de que esos comentarios afectan al mercado.

"Si no se esclarece eso rápidamente, podríamos imaginar que él tiene informaciones que otros no tienen. Sin embargo, él no tiene más información que yo, que conozco profundamente los bancos brasileños", declaró Mantega.

"Creo que cometió un desliz de lenguaje", añadió el ministro, que está en Washington para participar en la reunión del G-20 el viernes y la asamblea semestral del FMI y el Banco Mundial, que tendrá lugar este fin de semana.

El ministro enfatizó que los bancos de su país mantienen 17 reales en reservas por cada 100 prestados, frente al mínimo de 8 por ciento estipulado en las normas internacionales.

Además, predijo que los bancos registrarán beneficios este año, pese a la crisis.

Mantega también mostró su desacuerdo con el Fondo respecto a sus perspectivas de crecimiento para Brasil.

El Fondo augura que la economía del país suramericano se contraerá un 1,3 por ciento este año y se expandirá un 2,2 por ciento el siguiente.

En cambio, Mantega afirmó que Brasil crecerá este año, aunque poco. "Estaremos más próximos de la India y de la China, que son los países que tendrán crecimiento positivo, que de Estados Unidos o Alemania", recalcó.

El Fondo prevé que la India crecerá un 4,5 por ciento este año y China un 6,5 por ciento, mientras que Estados Unidos y Alemania estarán en recesión.

En Brasilia, la ministra de la Casa Civil, Dilma Rousseff, también rechazó hoy las previsiones del Fondo y dijo que el Gobierno cuenta con un crecimiento de entre el 1,5 por ciento y un 2 por ciento para este año.

En 2010 el PIB del país se expandirá entre un 4,5 y un 5 por ciento, según Mantega, quien dijo que "la economía brasileña ya está en vías de recuperación".

El ministro afirmó también que Brasil podría realizar un aporte adicional de dinero al FMI, por encima de los 4.500 millones de dólares ya anunciados.

No obstante, solo lo hará si el organismo crea un mecanismo para la emisión de bonos que los países miembros puedan adquirir, en el que también está interesada China.

La gerencia de la entidad ha preparado el borrador de una propuesta para la asamblea, pero Mantega dijo que no será aprobada porque tal y como están diseñados los bonos son a muy largo plazo.

El ministro alabó la creación de la nueva Línea de Crédito Flexible del Fondo, que ha extendido a México y que también han solicitado Polonia y Colombia.

El programa pone recursos a disposición de países con buenas políticas económicas sin obligarles a hacer reformas, como es lo común en los acuerdos crediticios de la entidad.

Mantega tildó esa línea de crédito de "revolucionaria", porque no impone condiciones.

"Antes un país en dificultades tenía que arrodillarse y seguir las directrices del Fondo", dijo.

Pese a su entusiasmo por la línea de crédito, Mantega dijo que Brasil no la pedirá. "No la necesitamos", afirmó.