Economía/Macro.- Almunia considera que la estrategia para salir de la crisis debe basarse en un nuevo pacto social

SAN SEBASTIAN, 26 (EUROPA PRESS) El comisario de Economía y Finanzas en la Unión Europea, Joaquín Almunia, abogó hoy por diseñar una estrategia, "a medio plazo", para salir de la crisis, sustentada en tres ejes: atajar los fallos del mercado a escala global; llevar a cabo políticas para reforzar la economía no financiera en la Unión Europea; y elaborar un nuevo pacto social, ya que si las consecuencias sociales de la actual coyuntura económica "no encuentran respuesta", puede llevar a un "peligroso" grado de "deslegitimación de la política y de las instituciones". Almunia ofreció hoy la ponencia 'Respuestas de la UE a la crisis económica y financiera' en el XX Encuentro Empresarial de Elkargi, celebrado bajo el epígrafe '¡Saldremos de la crisis! Cómo y cuándo' en el Kursaal de San Sebastián y en el que también intervinieron el ex director general del Fondo Monetario Internacional y presidente de la Societé de Financement de l'Economie Française, Michel Camdessus, y el presidente de la Fundación Donostia International Physic Center, Pedro Miguel Echenique. Este foro estuvo moderado por el presidente de la Agencia Vasca de la Innovación Innobasque, Pedro Luis Uriarte, y presentado por el presidente de Elkargi, Victoriano Susperregui. Almunia reconoció que estamos pasando por la crisis económica mundial "más profunda" conocida hasta la fecha, y así no se descarta que la Comisión Europea modifique, en mayo, a la baja sus previsiones económicas para este año, fijadas en un PIB del -2%. Tras asegurar que los orígenes de la crisis residen en "fallos sistemáticos importantes del sistema financiero" y reconocer el "enorme esfuerzo" que está llevando a cabo el Foro de la Estabilidad Financiera, los países de la UE y el G-20 para "transformar la regulación financiera" y "completar los huecos" que han permitido "la acumulación de riesgos sistémicos extraordinariamente importantes", consideró que hay que "hacer más", usando "de forma más eficaz" los instrumentos de las políticas fiscal, económica y financiera y en otros campos. De esta forma abogó por resolver el problema de los activos que todavía están en los balances de las entidades financieras "contaminados por la crisis de las sub-prime o dañados por la recesión económica en la economía no financiera", ya que si no "no habrá crédito"; por la "reestructuración del sistema financiero", de manera que "no se mantengan bancos 'zombies', artificialmente sostenidos con dinero público para distorsionar a la competencia". También abogó por "reforzar la capacidad del Fondo Monetario Internacional"; evitar el "proteccionismo"; y no pensar una salida a la crisis con toda la economía "asistida por medidas de urgencia imposibles a sostener a medio plazo". A su juicio, debe elaborarse una estrategia, "a medio plazo", para salir de la crisis, que tenga en cuenta los cambios que se va a dar en el entorno, mayor regulación financiera; más sector público pero más endeudado; más multilateralismo; y un panorama de la economía global con una mayor participación activa de los países emergentes. Almunia indicó que esa estrategia debe basarse en tres ejes, en primer lugar, el "atajar los fallos del mercado a escala global", lo que supondrá "convergencia de regulación financiera" en el mundo; coordinación de la supervisión financiera; refuerzo de las instituciones financieras multilaterales y su adaptación a los "desafíos actuales". "De todo ello habrá que empezar a tomar conclusiones en la cumbre que el G-20 celebrará la próxima semana en Londres", consideró. Como segundo eje de esa estrategia para salir de la actual coyuntura económica, Almunia citó la puesta en marcha de políticas para reforzar la economía no financiera en la Unión Europea. Al respecto señaló "tres apuestas seguras": una estrategia de política y energética y contra el cambio climático; la innovación y la mejora de la productividad; y la inversión en capital humano. Respecto al tercero, apeló a la puesta en marcha de un nuevo pacto social, "una estrategia capaz de adaptar el estado del bienestar europeo, el modelo social y los valores sociales" europeos. "No se puede seguir repitiendo que lo social no tiene que ver con lo europeo, si se quiere salir de la crisis", advirtió. En su opinión, si las "fuertes" consecuencias sociales que va a tener la crisis "no encuentran respuesta", la cual tiene que incorporar "la dimensión europea", pueden producir "un grado de deslegitimación de la política y de las instituciones políticas" que será "dañino e incluso peligroso" para superar esta situación. "CATASTROFISMO" Por su parte, Uriarte animó a "no caer en el catastrofismo", porque hay "capacidad de respuesta" tanto "a nivel global", como "europeo, financiero y a nivel vasco", para salir de esta "complicada situación". "Miremos el futuro con confianza", apeló. En este sentido, destacó que Euskadi dispone de "capacidades" para construir la "respuesta" a la crisis, entre ellas, un PIB per cápita por encima del resto de comunidades autónomas españolas; las "enormes capacidades financieras atesoradas, la capacidad de ahorro acreditada"; una capacidad para financiarse "a costos mínimos del mercado no utilizada"; una productividad "equivalente a la francesa"; una capacidad tecnológica "apreciable" y personas "infinitamente mejor preparadas" que en las crisis de los 80 y del 93.