El director gerente del FMI dice que el fin de la crisis financiera "está lejos"

  • Washington, 23 abr (EFE).- El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, dijo hoy que pese a algunas señales positivas en la economía estadounidense el fin de la crisis "está lejos" y advirtió que quedan "largos meses" de dificultades económicas.

Washington, 23 abr (EFE).- El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, dijo hoy que pese a algunas señales positivas en la economía estadounidense el fin de la crisis "está lejos" y advirtió que quedan "largos meses" de dificultades económicas.

El jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoció que los paquetes de estímulo fiscal están comenzando a dar resultados y que hay indicios económicos positivos, pero señaló que son aún escasos.

"Creemos que la crisis está lejos de acabar", afirmó Strauss-Kahn en una rueda de prensa en vísperas de la asamblea semestral de ese organismo y el Banco Mundial (BM).

"Tenemos unos meses largos de dificultades económicas por delante", alertó Strauss-Kahn, quien vaticinó que el principio de la recuperación "vendrá de Estados Unidos".

El Fondo vaticina que la economía mundial se contraerá un 1,3 por ciento este año y que registrará un crecimiento del 1,9 por ciento en 2010.

"La buena noticia es que todavía creemos que la recuperación puede tener lugar en el primer semestre de 2010", siempre que los Gobiernos tomen las medidas que el Fondo recomienda, explicó el ex ministro francés.

La principal entre ellas es que Estados Unidos y Europa ayuden a los bancos a librarse de los activos "tóxicos" que emponzoñan sus balances.

El jefe del FMI remarcó que la historia demuestra que "no habrá recuperación antes de que se saneen los balances del sector financiero".

Los Gobiernos han tomado algunas medidas en esta dirección, pero "estamos lejos de llegar a lo que es necesario", aseguró.

En un discurso posterior en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados (SAIS, en inglés), Strauss-Kahn dijo estar "muy preocupado" por la lentitud en abordar el problema, "inclusive en Estados Unidos".

El plan adelantado por el Gobierno de Barack Obama "depende mucho de la disposición del sector privado para cooperar con el sector público, y si no lo hace, no ocurrirá nada", destacó.

La Administración estadounidense pretende convencer a inversores mediante ayudas de que adquieran la deuda de mala calidad de los bancos.

La otra recomendación del FMI a los Gobiernos es la aprobación de paquetes de estímulo fiscal, pero en la rueda de prensa de hoy Strauss-Kahn moderó ese consejo.

"Para 2009 el esfuerzo que habíamos pedido ha sido llevado a cabo. Veremos lo que es necesario para 2010", que dependerá de la trayectoria de la economía mundial, indicó el jefe del FMI.

Anteriormente, el FMI había solicitado a los Gobiernos medidas presupuestarias equivalentes al 2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2009 y 2010.

Strauss-Kahn aclaró que el FMI no está corrigiendo sus consejos sobre el estímulo fiscal, sino que los países deben tener en cuenta la sostenibilidad de su deuda antes de aprobar nuevos paquetes.

Otro de los temas centrales de la reunión ministerial del G-7 y el G-20 que tendrá lugar el viernes, así como de la asamblea del FMI y el BM durante el fin de semana, será la cantidad de recursos disponibles para el Fondo.

Los miembros del G-20 han pedido 500.000 millones de dólares adicionales y hasta ahora el organismo cuenta con promesas concretas de recibir 325.000 millones. Strauss-Kahn dijo prever que algunos países ofrecerán más dinero durante la asamblea.

La institución destinará parte de los fondos a su nueva Línea de Crédito Flexible, un programa de préstamos para países con una buena política económica que no les obliga a hacer reformas, como es lo común en sus otros acuerdos.

México ha sido el primero en recibir esa línea, por valor de unos 47.000 millones de dólares en su caso, y también la han solicitado Polonia y Colombia.

"Estamos contentos de que (la línea) haya sido bien recibida no solo por los mercados, sino también por la opinión pública (...) tanto en México como en Colombia", expresó Strauss-Kahn, quien opinó que el programa "ha eliminado parte del estigma de tratar con el FMI".

Como respuesta a la crisis, el FMI anunció que doblará el límite de préstamos que podrán recibir las naciones más pobres.

Además, permitirá a los países con los que han firmado acuerdos crediticios tradicionales que registren mayores déficit fiscales que lo pactado.