El FMI admite la "extrema gravedad" de la crisis y condiciona recuperación a "limpiar" el sistema financiero

GINEBRA, 23 (Reuters/EP) El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, reconoció hoy que el mundo se encuentra inmerso en una crisis de "extrema gravedad" y que no se producirá una recuperación hasta que no se haya "limpiado" el sistema finacniero. "Hablando claro, la situación es extremadamente grave", admitió Strauss-Kahn en un encuentro en Ginebra organizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El director gerente del FMI realizó esta advertencia apenas una semana después de que la institución que preside haya vuelto a rebajar las previsiones de crecimiento de la economía mundial, hasta una contracción de entre el 0,5% y el 1% en 2009, y a menos de dos semanas para la cumbre del G-20 en Londres. En este sentido, Strauss-Kahn alertó de que la actual crisis puede arrastrar a la pobreza y al desempleo a millones de personas en todo el mundo, lo que eleva el riesgo de enfrentamientos sociales e incluso de guerra, por lo que demandó una acción de carácter urgente para combatir la crisis. "Todo esto afectará dramáticamente al desempleo y, más allá aún, para muchos países representará la raiz de disturbios sociales, amenazas a la democracia y en algunos acasos podría desembocar en guerras", advirtió. RECUPERACIÓN Por otro lado, Strauss-Kahn indicó que el Fondo presentará en abril nuevas previsiones para la economía, tras haber realizado una revisión de sus pronósticos de enero la semana pasada augurando ahora la primera contracción de la economía global en más de medio siglo, que en el caso de los países desarrollados podría alcanzar en 2009 un retroceso del 3%. No obstante, el FMI considera que aún existe la posibilidad de alcanzar una recuperación en 2010 si se adoptan decisiones urgentes y considerables y volvió a sugerir a los gobiernos de todo el mundo la necesidad de inyectar dinero en la economía en una proporción cercana al 2% del PIB, puesto que la política monetaria ha alcanzado ya sus límites, incluso teniendo en cuenta las medidas no convencionales adoptadas por los bancos centrales. Sin embargo, Strauss-Kahn reconoció que esta petición no implica que todos los países deban realizar el mismo esfuerzo, puesto que algunos se encuentran en una posición financiera demasiado frágil como para elevar su gasto. "Creo que existe margen de maniobra en algunos países", dijo el economista francés, que situó entre el 1,6% y el 1,7% del PIB el esfuerzo realizado ya por las difrentes economías, al mismo tiempo que destacó el buen funcionamiento mostrado hasta la fecha por la coordinación internacional. Por otro lado, el director gerente del FMI subrayó que el requisito previo indispensable para la recuperación es la restauración de la 'salud' del sector financiero, pese a la impopularidad que puedan tener los rescates de bancos, puesto que los hogares y las empresas no sobrevivirían sin un sistema bancario que funcione correctamente. "Se pueden poner en marcha todas las medidas de estímulo que se quieran, que se fundirán como nieve bajo el sol si al mismo tiempo no somos capaces de tener un sistema financiero más pequeño que antes, pero con un funcionamiento más saludable", indicó.