El FMI urge a los países del centro y el Este de Europa a adoptar el euro

WASHINGTON, 6 (EUROPA PRESS)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró hoy que los estados del centro y el Este de la Unión Europea (UE) deberían considerar la posibilidad de sustituir sus monedas nacionales por el euro, aunque no se unan formalmente a la Eurozona.

La institución cree que para que estos países entren en el bloque como cuasi miembros, sin asientos en el consejo del Banco Central Europeo (BCE), la zona euro podría ablandar sus normas de ingreso. La entrada en el euro "ofrece a los países de la UE los mayores beneficios en términos de resolver la deuda acumulada con monedas extranjeras, acabar con la incertidumbre y restaurar la confianza", según el FMI.

Si no entran en la zona euro, los países que quieran zanjar su deuda externa tendrán que llevar a cabo una "reducción masiva del crecimiento doméstico". El informe redactado por el FMI hace un mes, podría reiniciar el debate sobre las estrategias a adoptar para ayudar a Europa central y de Este, según infromó 'Financial Times'.

No en vano, pese a que los líderes mundiales calificaron de éxito la reunión del G-20 del pasado fin de semana, en el Este de Europa siguen teniendo un desafío. En plena recesión, Ucrania y Letonia, dos países que ya están integrados en programas del FMI, han apoyado en los últimos días la aprobación de las reformas propuestas por la institución. Además, Hungría está tratando de crear un Gobierno capaz de implantar reformas.

El informe del FMI está destinado a reiterar su apoyo a una campaña que impulsaron el propio fondo, el Banco Mundial (BM) y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo para convencer a los países de la UE y del Este del continente para que se unieran a una estrategia anticrisis de toda la región, que incluía un fondo de rescate.

Sin embargo, esta campaña ya fracasó por la gran oposición a la que hubo de enfrentarse por parte de los estados europeos del Este y el Oeste. Además, los miembros de la Eurozona y el BCE se oponen a relajar las normas de entrada al bloque de la moneda única.

El FMI, que prevé un decrecimiento del 2,5% en el Producto Interior Bruto (PIB) de la región en 2009, estima que "la Europa emergente" --incluida Turquía-- tiene un "agujero financiero" que asciende a 123.000 millones de dólares (unos 90.760 millones de euros) este año y 63.000 millones de dólares (casi 46.500 millones de euros) el próximo año. Este dinero lo aportarán la instituciones financieras internacionales, la UE y los gobiernos.

Aunque una buena parte provendrá del FMI, el informe aclara que podrían necesitarse "hasta 1.000 millones de dólares (737,7 millones de euros)" de otras fuentes, incluida la UE.