El Gobierno checo de coalición cederá el relevo a un Ejecutivo de expertos

  • Praga, 1 abr (EFE).- El Gobierno de coalición de la República Checa, que ostenta este semestre la presidencia de turno de la Unión Europea (UE), cederá en abril el relevo a un Ejecutivo apolítico de expertos.

El Gobierno checo de coalición cederá el relevo a un Ejecutivo de expertos

El Gobierno checo de coalición cederá el relevo a un Ejecutivo de expertos

Praga, 1 abr (EFE).- El Gobierno de coalición de la República Checa, que ostenta este semestre la presidencia de turno de la Unión Europea (UE), cederá en abril el relevo a un Ejecutivo apolítico de expertos.

Este es el acuerdo al que llegaron anoche los líderes de la coalición, integrada por conservadores, democristianos y verdes, y el jefe de los socialdemócratas, Jiri Paroubek, informó el canal televisivo CT1.

La coalición y los socialdemócratas acordaron dividirse a partes iguales los puestos del nuevo Ejecutivo praguense, cuya principal misión será concluir la presidencia checa de la UE, preparar el borrador de los Presupuestos Generales del 2010 y administrar el país hasta los comicios anticipados del 16 y 17 de octubre.

Paroubek indicó que el pacto definitivo será anunciado al final de esta semana e incluirá el nombre de los nuevos titulares de la Strakova Akademie, sede del Gobierno, así como del que será el primer ministro.

Dichos nombres serán propuestos al jefe del Estado, Vaclav Klaus, el viernes o el lunes próximos para que proceda a su nombramiento, y luego dispondrán de un máximo de un mes para solicitar la investidura en la Cámara Baja.

Ambos bandos consensuaron el adelanto de las elecciones legislativas a octubre, la principal aspiración de los conservadores, que han visto mejorada su popularidad entre la ciudadanía checa por su gestión al frente del Consejo Europeo.

La caída del equipo del conservador Mirek Topolanek tuvo lugar hace una semana en una moción de censura, iniciada por los socialdemócratas, y a la que se unieron cuatro antiguos miembros de la propia coalición.

Topolanek intentó mantener la batuta del gobierno en funciones hasta el fin de la presidencia checa de la UE, pero esto no fue posible por su negativa a destituir al ministro del Interior, Ivan Langer, tal como pedían los socialdemócratas.