El presidente de Brasil quiere más representación para su país en el FMI

  • Roma, 27 mar (EFE).- El presidente de Brasil, Luiz Inàzio Lula da Silva, quiere más representación para su país en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en el Banco Mundial (BM) y un asiento en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El presidente de Brasil quiere más representación para su país en el FMI

El presidente de Brasil quiere más representación para su país en el FMI

Roma, 27 mar (EFE).- El presidente de Brasil, Luiz Inàzio Lula da Silva, quiere más representación para su país en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en el Banco Mundial (BM) y un asiento en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Así lo asegura en una entrevista publicada hoy por el semanario italiano "L'Espresso", en la que asegura que también apoya que África tenga "uno o incluso dos" puestos en el Consejo de Seguridad.

También se refiere a Venezuela, un país cuya democracia, a su juicio, se puede "no compartir", pero añade que nadie puede decir que su sistema no sea democrático, por lo que pone un ejemplo: "El presidente (Hugo) Chávez ha ganado cinco o seis elecciones. Yo sólo dos".

El líder brasileño apunta que se debe "respetar las culturas y las tradiciones políticas de cada país".

No obstante, afirma que aunque dado su nivel de popularidad podría "proponer una enmienda a la Constitución" y asegurarse un tercer mandato, no sería positivo.

"Chávez por su parte ha querido permanecer en el Gobierno. En cuanto a mí respecta, soy de la idea que cambiar de presidente es importante para reforzar la democracia", dice.

Lula afirma que tras seis años de mandato comenzaba a sentirse "desmotivado", pero que la crisis económica le resulta "casi estimulante", ya que le ha dado "una sacudida" que le da ganas de "luchar".

El líder brasileño afirma que durante las crisis es "más necesario invertir", por lo que Brasil lo hará en "ferrocarriles, autopistas, canales, diques, puentes, aeropuertos, puertos y proyectos inmobiliarios" como no lo ha hecho en los últimos 30 años.

El dirigente brasileño está "convencido" de que la economía de su país llegará a final del año con un porcentaje crecimiento "positivo", pero que hacen falta "nuevas decisiones políticas que dependen de los gobierno de los países ricos".

Los nuevos descubrimientos de petróleo ayudarán a "resolver" los problemas de la pobreza y de la educación, según Lula, pero aclara que Brasil no desea ser "un país exportador de crudo".

"Queremos ser un país que exporta los derivados del petróleo, más gasolina, más petróleo de alta calidad. Las inversiones han sido planeadas con la base de un precio de 35 dólares el barril. Ahora estamos a 40 dólares el barril, tenemos todavía un buen margen de operatividad", resume.

Lula también se refiere a su participación en la cumbre del G20 en Londres, el próximo 2 de abril, y afirma que le ha impresionado el nuevo presidente de EEUU, Barack Obama.

"Le he dicho que rezo más por él que lo que rezo por mí mismo, porque debe afrontar problemas mucho más complejos que los míos", asegura.