El turismo de Chipre logra capear crisis con menores pérdidas de lo esperado

  • La industria turística de la isla mediterránea de Chipre está logrando capear el temporal que supone la crisis bancaria desatada el pasado marzo y que ha puesto de rodillas los principales pilares de la economía chipriota.

Flora Alexandrou

Nicosia, 17 ago.- La industria turística de la isla mediterránea de Chipre está logrando capear el temporal que supone la crisis bancaria desatada el pasado marzo y que ha puesto de rodillas los principales pilares de la economía chipriota.

Las previsiones de los responsables del sector indicaban a inicios de año que 2013 podría ser un mejor ejercicio que el anterior, cuando 2,5 millones de turistas extranjeros visitaron Chipre (un 3 % más que en 2011).

Sin embargo, en marzo se decretó el primer corralito de la historia de la Unión Europea, y durante una decenas de días se bloquearon los depósitos bancarios y se cerraron todos los institutos de crédito del país.

La medida se estableció para evitar la huida masiva de depósitos ante la imposición, por parte del Eurogrupo, de un gravamen a los depósitos bancarios superiores a los 100.000 euros, a cambio de un rescate de 10.000 millones de euros para evitar el colapso del sistema financiero de la isla.

"Cada día, durante los meses de marzo y abril, Chipre estuvo expuesta a los ojos de todo el mundo, lo que afectó negativamente al turismo, uno de los sectores mas importantes de su economía, que supone un 11 % del PIB de nuestro país", explica a Efe el presidente de la Organización de Turismo de Chipre (CTO), Alekos Uruntiotis.

Pero, añade, "con esfuerzos titánicos hemos logrado recuperarnos y limitar los daños".

Y como ejemplo cita que las llegadas de turistas extranjeros hasta el mes de junio se redujeron en un 6,6 % en comparación al mismo periodo del año anterior, un dato que, si bien es negativo, Uruntiotis considera "muy alentador".

"La situación podría ser mucho peor, como hemos visto que ha ocurrido en otros países que han firmado memorandos (con la troika)" explicó Uruntiotis.

De hecho, el jefe de la CTO vaticina que hasta el cierre del año, el sector turístico podría recuperarse, especialmente teniendo en cuenta el mercado ruso (entre enero y abril las llegadas de ciudadanos de la Federación Rusa se incrementaron en un 4 %).

Rusia se ha convertido en los últimos años en el segundo país emisor de turistas con destino a Chipre (450.000 visitantes en 2012), sólo por detrás de Reino Unido (900.000) y adelantando a Escandinavia, Grecia y Alemania.

"Las mayores perdidas las estamos teniendo en el mercado alemán", explica Uruntiotis.

Ante la preocupación de ver uno de los pilares de la economía chipriota tambalearse, los responsables se han movilizado para tratar de restablecer la confianza.

"Los hechos de marzo provocaron gran incertidumbre en el sector del turismo", relata Mijalis Maratheftis, director de comunicación del grupo hotelero Louis, y confirma que entonces "las reservas se paralizaron".

Pero para evitar males mayores, los hoteleros chipriotas "actuaron rápida y conjuntamente" -dice Marathefteris- para recuperar la imagen de Chipre como destino turístico.

Entre otras acciones, se puso en marcha una campaña bajo el nombre "Summer in Cyprus" durante la que fueron invitados expertos internacionales para que constataran por si mismos la realidad chipriota.

Otra iniciativa, añade Jaris Loizidis, presidente de la Asociación de Hoteleros de Chipre, es prolongar el periodo turístico de los actuales seis meses hasta los diez.

Pero además apunta que la salud del sector no se ha resentido demasiado.

"Por ahora tenemos la ocupación hotelera en la zona este de Chipre, la que ocupa el primer lugar en las preferencias de los turistas, ronda el 90-95 %", asegura Loizidis.

Mientras, como segunda preferencia de los turistas se registra la ciudad de Pafos, al suroeste del país y cuna, según la mitología helena, de la diosa del amor Afrodita.

"El turismo de Chipre no ha colapsado y sigue siendo uno de los actores más fuertes en la economía del país", afirma el presidente de la CTO.

Aunque Uruntiotis reconoce que su país tiene por delante grandes retos para salvaguardar la industria turística, ésta sigue siendo una de las pocas fuentes de ingresos con la que puede contar la isla, después de la decisión tomada por el Eurogrupo el pasado marzo, que acabó con el que entonces era su principal pilar económico: el sector bancario.