Ex jefes de Estado y de Gobierno piden reforzar las instituciones europeas contra la crisis

BARCELONA, 26 (EUROPA PRESS) Ex jefes de Estado y de Gobierno pidieron hoy reforzar la Unión Europea (UE) con el objetivo de luchar contra la crisis económica de forma más eficaz. Lo expresaron hoy durante un encuentro que mantuvieron en Barcelona, organizado por el Club de Madrid, organización que agrupa a más de 70 ex jefes de Estado y de Gobierno de 50 países. El ex presidente del Gobierno francés Lionel Jospin consideró que el Estado y los bancos centrales están haciendo mucho más que los defensores del libre mercado para "salvar al sistema financiero internacional de la bancarrota". En la actual crisis, los Estados "han aparecido como lo que eran, las únicas autoridades con capacidad" de dar soluciones, dijo Jospin, quien consideró que la coyuntura económica "ha girado completamente muchos de los dogmas preconcebidos" durante los últimos años. Jospin urgió a la UE a dar un "nuevo enfoque", con la finalidad de salir victoriosa de la crisis, y advirtió de las consecuencias sociales y también políticas que implicará la crisis. El ex primer ministro noruego Kjell Magne Bondevik se dirigió a los miembros de la UE y les dijo: "No estáis preparados para hacer frente a una crisis". Coincidió con Jospin al afirmar que no han sido las instituciones europeas, sino los Gobiernos nacionales, los que han sacado adelante "acciones e iniciativas" anticrisis. "Esto no puede continuar así", consideró el ex mandatario noruego, quien abogó por reformar las instituciones económicas internacionales salidas de los acuerdos de Bretton Woods de 1944, que se han quedado "obsoletas". En esta línea, el ex primer ministro de Rumanía entre 1989 y 1981, Petre Roman, instó a reformar el Fondo Monetario Internacional (FMI), ya que en los países del Este existe el sentimiento de que ellos pagan los "platos rotos" de la deuda privada exterior de estos países. También se mostró crítico con el funcionamiento del FMI el ex primer ministro letón Vladis Birkavs, quien rechazó algunas de las propuestas que ha dado este organismo a Letonia para atajar la crisis. Entre ellas, la devaluación de la moneda o el recorte de las pensiones. Además, advirtió del riesgo de que la crisis económica se traduzca también en "política". Hay que pensar en "nuevas estructuras", declaró el ex primer ministro de los Países Bajos Wim Kok, quien rechazó el "proteccionismo inútil" a escala estatal, y pidió pensar "a nivel europeo". "La coordinación debe ser más estrecha" entre los estados de la UE en asuntos como los activos tóxicos, consideró Kok, por lo que reclamó un liderazgo político a escala europea eficaz. CASTELLS: POCOS PUEDEN "DAR LECCIONES""Nada será como antes de esta crisis", dijo el conseller de Economía catalán, Antoni Castells, quien, en la línea de Jospin, apreció que muchas "verdades que parecían incuestionables" ahora tienen que ser "reconsideradas". Según Castells, la crisis ha puesto de manifiesto que hay que evitar "grandes afirmaciones", y admitir que no hay una "fórmula magistral" para invertir la situación. "Pocas personas pueden dar lecciones, bien pocos expertos pueden afirmar que pudieron anticipar la dimensión de la crisis", consideró. Por ello, Castells consideró que "hay que ser humildes" y aceptar que todos "se equivocaron", y abogó por sacar enseñanzas de esta coyuntura, como que "los fracasos de los sistemas financieros pueden tener consecuencias muy perjudiciales" en una economía global. Lamentó que, en este contexto, las instituciones europeas "no dispongan de medios para reaccionar", y consideró que la crisis implica reforzar la UE para "enfrentarse a desafíos globales".