Francia revisará a la baja su previsión de crecimiento para 2009 y augura un mal dato en el primer trimestre

PARIS, 11 (EUROPA PRESS)

El Gobierno francés revisará a la baja antes de las reuniones del Eurogrupo y el Ecofín de junio las previsiones de crecimiento de la economía gala para 2009, que podría llegar a contraerse un 3%, tal y como pronostican las organizaciones internacionales. Además, augura un mal dato del PIB en el primer trimestre del año, según adelanta la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, en una entrevista al diario 'Le Monde'.

"La cifra de crecimiento del primer trimestre de 2009 será sin duda mala y mostrará, como la del del cuarto trimestre de 2008, el choque extremadamente brutal al que nos enfrentamos desde el otoño", señala Lagarde, quien recuerda que el primer ministro, François Fillon, habló una contracción del 2,5% pero que organizaciones como el FMI o la OCDE trabajan con la hipótesis de que podría llegar incluso al 3%.

En todo caso, la titular gala de Economía, cree que tras los seis meses "muy duros" que se acaban de vivir, el plan de estímulo francés y el del resto de socios, podría tirar de la actividad hacia arriba. "Las reformas a las que nos hemos comprometido para modernizar la economía y hacerla más reactiva, darán una capacidad de recuperación y agilidad superior a nuestras empresas. Creo en una recuperación gradual", añade.

A pesar de un déficit público de cerca del 7% del PIB y una deuda pública que roza el 80%, Lagarde excluye reducir el gasto y aumentar los impuestos o las contribuciones sociales, al tiempo que advierte de que el restablecimiento de las finanzas públicas será lento.

"Hay dos déficits. Uno de crisis ligado a un fuerte pero reversible gasto público, para el que tenemos la voluntad política de ponerle fin, y otro estructural, y a este tenemos que desacostumbrarnos", indica.

En su opinión, dado que Francia es la "campeona europea" de las retenciones fiscales y el gasto público, la única posibilidad es reducir éste último, por lo que defendió la aplicación "estricta" de la medida anunciada por el Gobierno de no reemplazar a uno de cada dos funcionarios que se jubilen en 2010. Con ello, el Ejecutivo eliminará 34.000 puestos en la función pública.

Finalmente, Lagarde rechaza la tesis de que Francia se distancie de Alemania durante la salida de la crisis argumentando que tanto el FMI, como la OCDE o la propia Comisión Europea prevén una recesión menos acentuada en Francia que en Alemania.

Además, destaca que Francia se ve ayudada por su demografía, de que los bancos galos han resistido mejor y de que la economía del Hexágono depende menos del sector financiero que algunos de sus vecinos europeos.

"Francia está menos afectada que Alemania por el riesgo deflacionista, el consumo aguanta y, aunque es verdad que la moderación salarial es una herramienta en la competitividad de ese país, no se puede excluir que tras diez años de dieta haya un reajuste de las reivindicaciones salariales al otro lado del Rhin, lo que complicará la salida de la crisis", resume.