La crisis hundirá hasta 90 millones de personas más en la pobreza extrema

  • Washington, 24 abr (EFE).- La crisis financiera con epicentro en Wall Street, que ha desatado una recesión económica global, hundirá a entre 55 y 90 millones de personas más en la pobreza extrema este año, alerta un nuevo estudio conjunto del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) dado a conocer hoy.

La crisis hundirá hasta 90 millones de personas más en la pobreza extrema

La crisis hundirá hasta 90 millones de personas más en la pobreza extrema

Washington, 24 abr (EFE).- La crisis financiera con epicentro en Wall Street, que ha desatado una recesión económica global, hundirá a entre 55 y 90 millones de personas más en la pobreza extrema este año, alerta un nuevo estudio conjunto del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) dado a conocer hoy.

Según las últimas cifras disponibles, más de 1.300 millones de personas viven en la pobreza extrema en el mundo en desarrollo, el equivalente al 25 por ciento de la población.

El "Informe sobre seguimiento global 2009" divulgado hoy alerta de una situación de "emergencia" y advierte que más de 1.000 millones de personas padecerán de hambre crónica a raíz de la "gran recesión" que castiga al planeta.

El estudio sale a la luz en vísperas de la reunión semestral conjunta del BM y el FMI, que se celebrará este próximo fin de semana en Washington.

La contracción económica mundial revertirá los logros en la lucha contra la malnutrición y convierte en "especialmente urgente" la necesidad de invertir en el sector agrícola, indica el informe.

El análisis alerta de que al ritmo actual los países en desarrollo serán incapaces de alcanzar la mayoría de los ocho objetivos establecidos durante la Cumbre del Milenio de la Organización de Naciones Unidas (ONU) del año 2000 en Nueva York.

El Banco Mundial cree que el primero de esos objetivos, que busca reducir a la mitad la pobreza extrema para el 2015 frente a los niveles de 1990, es todavía alcanzable, aunque "abundan los riesgos".

Un 41,7 por ciento de los habitantes del mundo en desarrollo vivía en la pobreza extrema en 1990.

El estudio subraya que otras de las metas del Milenio, como la reducción de la mortalidad materna e infantil y la disminución del número de personas afectadas de sida, malaria y otras grandes enfermedades, serán difíciles de alcanzar.

"Millones de personas perderán sus trabajos en el 2009 y es necesario facilitar fondos de forma urgente a las redes de protección social, (a proyectos) de infraestructura y a las pequeñas empresas de países pobres para una recuperación sostenida", afirmó en un comunicado Justin Yifu Lin, economista jefe del Banco Mundial.

Se prevé que el mundo en desarrollo sufra una contracción del 1,6 por ciento este año frente a las tasas medias de crecimiento del 8,1 por ciento en el 2006 y el 2007, según el FMI, que vaticina un crecimiento negativo del 1,3 por ciento a nivel mundial.

Además, los flujos de capitales hacia esos países podrían reducirse en 700.000 millones de dólares en 2009 frente a los niveles máximos alcanzados en el 2007.

Para cubrir el déficit de financiación, los líderes del G-20 acordaron en su reunión a principios de abril en Londres triplicar los recursos del FMI, hasta los 750.000 millones de dólares.

Además, el grupo dio luz verde a una emisión en Derechos Especiales de Giro (SDRs), equivalente a 250.000 millones de dólares por parte del Fondo y que se repartirán entre los países miembros.

El SDR es una moneda virtual creada por el Fondo, que administra un pequeño mercado donde los gobiernos la intercambian por divisas de verdad.

Se espera que 100.000 de esos 250.000 millones de dólares vayan directamente a los países en desarrollo y 19.000 millones de los mismos a los países de ingresos más bajos.

Organizaciones humanitarias como Oxfam instaron hoy a una actuación inmediata para paliar la tragedia humana que se esconde tras la crisis.

"La ayuda extranjera a los países pobres se sitúa en los 120.000 millones de dólares, una cifra insuficiente, y una gota en el océano comparado con los 8,4 billones que se han movilizado recientemente para ayudar a los bancos en apuros", afirmó Bernice Romero, asesora de Oxfam en un comunicado.

Romero destacó que la aseguradora AIG ha recibido 50.000 millones de dólares de ayuda que todos los países pobres juntos.

"Los pobres necesitan su propio rescate", indicó la experta de Oxfam, quien recordó que el G20 prometió 50.000 millones para ayudar a los pobres a capear la crisis en su reciente reunión de Londres y pidió que esas promesas se concreten.