Los efectos de la crisis no han sido "tan graves" en Ecuador, según ministro

  • Quito, 6 abr (EFE).- Los efectos de la crisis financiera internacional no han sido "tan graves" en Ecuador, gracias a las medidas aplicadas por el Gobierno, aseguró hoy el ministro coordinador de Política Económica, Diego Borja.

Quito, 6 abr (EFE).- Los efectos de la crisis financiera internacional no han sido "tan graves" en Ecuador, gracias a las medidas aplicadas por el Gobierno, aseguró hoy el ministro coordinador de Política Económica, Diego Borja.

Ecuador ha logrado que "los efectos que podría provocar la crisis, en un escenario en el cual las políticas podrían haber sido distintas (más duras), no han sido tan graves", dijo en un encuentro con corresponsales extranjeros.

Según Borja, dada la magnitud de la crisis y los efectos perversos que se han registrado en varios países, en Ecuador las consecuencias no han tenido ese matiz.

"Podríamos haber tenido mayores tasas de empleo, menores índices de crecimiento, mayor caída de la inversión y ajustes drásticos que hayan afectado la calidad de vida de la gente", apuntó el ministro, tras insistir en que el país ha logrado, de momento, superar la actual situación de crisis.

No obstante, remarcó que "la crisis internacional continúa y los efectos sobre la economía ecuatoriana todavía van a estar presentes", dado que aún no se registra una recuperación en la demanda de los países industrializados.

"Estamos trabajando en un escenario en el que la crisis se mantiene", por lo que la previsión de crecimiento de la economía se ha reducido a la mitad, es decir, al 2,3 por ciento, señaló Borja.

Además, Ecuador calcula que el precio del petróleo, el principal producto de exportación del país, no baje de los 35,5 dólares por barril, para mantener las expectativas de crecimiento.

Sobre la decisión del Grupo de los Veinte (G-20) de inyectar a la economía un billón de dólares para frenar la crisis, comentó que Ecuador coincide con los que opinan que más que una capitalización, lo que se requiere es una reorientación de los organismos financieros internacionales y de la economía en general.

El funcionario ecuatoriano admitió que la iniciativa del G-20, que reúne a las principales economías desarrolladas y emergentes, es "interesante".

Sin embargo, "mientras no haya un cambio en la base tecnológica del capitalismo, que tiene que ver básicamente con la transformación del patrón energético, creo que las medidas solo serán parches", manifestó.

Además, aseguró que la lección que deja la crisis es una sola: "O la humanidad cambia del patrón de consumo, de producción, evidentemente de gestión de la economía, o en los próximos cinco años tendremos una crisis igual o peor", resaltó Borja.