Suramérica gana y México pierde con China en plena crisis, afirman expertos

  • Medellín (Colombia), 29 mar (EFE).- El interés de China por las materias primas beneficiarán a Suramérica en plena crisis financiera, mientras que México se vería afectada por la competencia manufacturera, coincidieron hoy expertos internacionales en el marco de la 50 Asamblea del BID.

Medellín (Colombia), 29 mar (EFE).- El interés de China por las materias primas beneficiarán a Suramérica en plena crisis financiera, mientras que México se vería afectada por la competencia manufacturera, coincidieron hoy expertos internacionales en el marco de la 50 Asamblea del BID.

En un foro sobre el papel de China en Latinoamérica, organizado por el BBVA en Medellín (Colombia), la economista jefe de mercados emergentes de esa entidad española, Alicia García Moreno, dejó claro que las inversiones directas de China en América Latina garantizan que la vorágine financiera tenga menos impacto en la región.

China, que cuenta con tres billones de dólares en reservas internacionales, se presenta como "la gran oportunidad" de la región", porque "va a ser un gran inversor internacional, matizó.

Y es que el gigante asiático cuenta con 200.000 millones de dólares para colocar en inversión directa, agregó la economista, afincada en Hong Kong.

Además, es un comprador neto de materias primas y Suramérica se ha convertido en un mercado potencial, señaló la experta, al alertar, por contra, que México y Centroamérica se verían afectados por los bajos precios con los que China puede competir en los mercados con sus productos manufacturados.

García dijo que el principal obstáculo para incrementar el comercio y los negocios entre el país asiático y América Latina "siguen siendo las diferencias culturales y las trabas en las comunicaciones".

Resaltó que "la ineficacia de los puertos en América Latina" se presenta como otro problema, a excepción del caso de Chile, la nación más preparada para el comercio con la región asiática.

Explicó que Chile, Perú, Brasil y Argentina son los países más beneficiados en los negocios con China, mientras que los productos que más adquieren los asiáticos son soja, aluminio, zinc y oleaginosas.

Además, Chile y Perú firmaron Tratados de Libre Comercio (TLC) con China, Panamá está negociando en este sentido y Colombia cerró un acuerdo para la protección de inversiones.

Por su lado, el economista jefe y director del Departamento de Investigaciones del BID, Eduardo Lora, llamó la atención por el hecho de que "mientras el mundo desarrollado está en recesión, China va a estar creciendo un 6 por ciento y América Latina, en el medio".

Ante este panorama, Lora cree que "lo importante es que Latinoamérica se reafirme como exportadora de 'comodities' (productos básicos) y tecnología intermedia".

El economista jefe del BID coincidió en que mientras Suramérica se verá beneficiada por esa demanda de productos por parte de China, México y Centroamérica pueden salir perjudicadas porque sus economías están más dirigidas a la manufactura.

Alertó de que los salarios chinos están bajando por primera vez en años, también el precio del transporte, y por consiguiente "los costos de las manufacturas están cayendo", esto afectará, a su juicio, a la producción mexicana, por ejemplo textil, remarcó.

En todo caso, la solución pasa por la inversión directa China también en México y las naciones centroamericanas, con el fin de amortiguar la competencia en el sector manufacturero.

Lora consideró que "el boom de América Latina se debe en parte al crecimiento de China", país al que calificó, junto a India, como "locomotoras del crecimiento mundial".

"Esto tiene efectos en todo el mundo y en particular en América Latina", dijo el economista jefe del BID, convencido de que "el crecimiento mundial se ha desplazado a Asia y Latinoamérica debe aprovecharlo".

Recomendó a los países iberoamericanos que especialicen sus economías, en el caso de los productores de materias primas que se dirijan hacia los productos naturales, la investigación y el desarrollo; así como resistir el proteccionismo, porque "se tiende a eso (en tiempos de crisis) y hay que evitarlo".