UE/Rumanía.- Rumanía recibirá una ayuda financiera de 20.000 millones del FMI y la UE para hacer frente a la crisis

BRUSELAS, 25 (EUROPA PRESS) Rumanía recibirá una ayuda financiera de 20.000 millones de euros del Fondo Monetario Internacional (FMI), de la Unión Europea y de otros órganos internacionales para hacer frente a la crisis y poder refinanciar su deuda de aquí al primer trimestre de 2011, según anunció hoy la Comisión. En concreto, el FMI aportará 13.000 millones de euros, mientras que la UE concederá 5.000 millones. Otros contribuyentes al paquete de rescate de Rumanía son el Banco Mundial (1.000 millones) y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y otras entidades multilaterales (otros 1.000 millones). La ayuda financiera está supeditada a la puesta en marcha por parte del Gobierno rumano de un programa de ajuste económico que tendrá como objetivo corregir los desequilibrios en la economía y reforzar la supervisión del sector bancario. "Soy consciente de las dificultades por las que atraviesan Rumanía y sus ciudadanos en este periodo de crisis, pero estoy seguro de que con las políticas adecuadas y la ayuda de la UE y de otros organismos internacionales, el país saldrá más fuerte", declaró el comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, en un comunicado. Los 5.000 millones que concede la UE adoptarán la forma de un préstamo del mecanismo de ayuda financiera a la balanza de pagos. Rumanía es el tercer Estado miembro que se beneficia de este mecanismo. Hungría ya ha recibido una ayuda de 6.500 millones de euros, y Letonia de 3.100 millones de euros. Los jefes de Estado y de Gobierno acordaron en la cumbre de la semana pasada duplicar la dotación de este fondo hasta alcanzar los 50.000 millones de euros. La ayuda internacional y el programa de ajuste económico deben permitir, según Bruselas, que la economía rumana resista a corto plazo a las presiones de liquidez y al mismo tiempo mejore su competitividad y corrija de manera ordenada sus desequilibrios a medio plazo, a fin de reconducirla a una trayectoria sana y duradera. En el sector financiero, el programa pretende garantizar una capitalización adecuada de los bancos y reforzar la vigilancia del sector financiero, sobre todo las leyes sobre bancos y liquidaciones. Además, se reforzará el sistema de garantía de depósitos. Los fondos concedidos a Rumanía deberán ser supervisados por órganos de auditoría y de lucha contra la corrupción independientes. Los principales elementos del programa de política económica que debe llevar a cabo el Gobierno rumano son un saneamiento inmediato y sostenido de las finanzas públicas para reducir el déficit al 5,1% del PIB en 2009 y situarlo por debajo del umbral del 3% en 2011. Para lograr estos objetivos, la UE pide que se tomen medidas para "aumentar la credibilidad y la previsibilidad de la política presupuestaria". La Comisión y la presidencia checa reclamaron además a las instituciones financieras activas en Rumanía que continúen financiando sus operaciones de manera apropiada y también la economía del país. Y se felicitaron de que los bancos occidentales establecidos en Rumanía se hayan comprometido a apoyar a sus filiales en ese país.