Bruselas, plusmarquista mundial de multas empresariales


Es la última empresa en ser castigada por Bruselas. Intel, el mayor fabricante de chips del mundo, ha recibido una multa récord por parte la Unión Europea (UE) de 1.060 millones de euros por quebrantar las normas comunitarias de competencia. Bruselas acusa a la compañía estadounidense de dar descuentos a los vendedores de ordenadores para no comprar productos de su rival de los chips, Advanced Micro Deviced (AMD). Es una práctica que persigue la Comisión desde hace tiempo.

Que se lo digan a Microsoft. En febrero de 2008, Bruselas impuso una multa de 899 millones de euros a Microsoft por incumplir otras sanciones anteriores. La primera, en marzo de 2004, de 497 millones y, la segunda, derivada de la anterior, de otros 260 millones. La mayoría de procesos contra esta compañía tienen que ver con la inclusión de sus programas Windows o Explorer en los ordenadores. En total, las multas de la Comisión contra el gigante del Windows ascienden a 760 millones de euros. Ahora, a petición de esta misma compañía, las autoridades europeas podrían emprender un proceso contra Google por su posición en el mercado de búsquedas.

En febrero 2007, la Comisión impuso otra una multa, también récord, de 992 millones de euros, a cuatro grupos fabricantes de ascensores y escaleras mecánicas. El cuarteto estaba formado por Otis, Kone, Schindler y ThyssenKrupp. La acusación les señalaba como cártel de facto en ese negocio entre 1995 y 2004 por pacto de precios y reparto del mercado en Alemania, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo. La sanción a ThyssenKrupp, el grupo siderúrgico, se incrementó un 50% por reincidir.