La bolsa vuelve a la realidad y registra su mayor caída desde marzo


La bolsa española bajó hoy el 2,9 por ciento, pero mantiene el nivel de 9.000 puntos, afectada por la caída de la banca y de las plazas internacionales por los malos datos sobre la evolución del consumo estadounidense. El principal indicador de la bolsa española, el Ibex-35, bajó 268,40 puntos, el 2,9 por ciento, la séptima mayor caída del año, hasta 9.000,60 puntos. El mercado vuelve a incurrir en pérdidas en este ejercicio y retrocede el 2,12 por ciento respecto al cierre de 2008.

En Europa, con el euro a 1,363 dólares, Milán bajó el 4,7 por ciento; el índice Euro Stoxx 50, el 2,77 por ciento; Fráncfort, el 2,61 por ciento; París, el 2,42 por ciento, y Londres, el 2,13 por ciento. La bolsa española empezó el día con pequeñas ganancias que se apoyaban en la subida del 0,6 por ciento que registró Wall Street el martes. El mercado ignoraba que el IPC español subiera en abril el 1 por ciento, aunque la tasa interanual se redujo una décima más y la evolución de los precios sigue en negativo, -0,2 por ciento. Los resultados de Telefónica contribuían a compensar las pérdidas de la banca por las malas cuentas presentadas por Allianz, Unicredito o ING, y la bolsa superaba el nivel de 9.300 puntos.

El incremento del descenso del sector financiero y la publicación de estadísticas negativas, como la caída del 2 por ciento de la producción industrial en la zona euro en marzo, hicieron que la bolsa registrara pérdidas antes del mediodía y que abandonara el nivel de 9.200 puntos poco después.

La rebaja del 1,8 por ciento de la demanda de petróleo para este año, según la OPEP, y la depreciación del euro reducían la cotización del crudo Brent a menos de 58 dólares por barril. La caída del 0,4 por ciento de las ventas minoristas en abril en los Estados Unidos, que muestra la debilidad del consumo en la primera economía del mundo, acercó al mercado nacional a 9.000 puntos. La apertura a la baja de Wall Street, que bajaba alrededor del 2 por ciento al cierre nacional y al que no afectaban el descenso del 1 por ciento de las existencias empresariales en marzo ni las declaraciones de apoyo a la banca del secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, regalaba a la bolsa española la séptima mayor caída del año.

Todos los grandes valores bajaron: Banco Santander, el 5,13 por ciento; BBVA, el 4,62 por ciento; Repsol, el 2,3 por ciento; Iberdrola, el 1,98 por ciento, y Telefónica, el 0,54 por ciento, después de anunciar que su beneficio había crecido el 10 por ciento en el primer trimestre. Ferrovial lideró las pérdidas del Ibex con una caída del 7,32 por ciento tras conocerse la retirada de un postor en la subasta del aeropuerto londinense de Gatwick, seguida de Gamesa, que perdió el 6,22 por ciento, en tanto que Bolsas y Mercados Españoles cayó el 6,03 por ciento.

Con pérdidas comprendidas entre el 5 y el 6 por ciento acabaron Mapfre (5,83 por ciento); Cintra (5,82); OHL (5,35) y Banco Santander. La única empresa con ganancias del Ibex fue Iberia, que subió el 0,69 por ciento, después de recibir una recomendación de compra y de que el Gobierno anunciara una rebaja de tasas aeroportuarias, en tanto que la menor caída correspondió a Red Eléctrica, el 0,28 por ciento.

En el mercado continuo destacó la caída de NH Hoteles, el 16,10 por ciento, después de anunciar que había duplicado sus pérdidas en el primer trimestre, seguida de Sol Meliá, que cayó el 13,41 por ciento, en tanto que Sotogrande lideró las ganancias con una subida del 7,23 por ciento. La rentabilidad de la deuda española a largo plazo bajaba cinco centésimas, hasta el 3,97 por ciento, en tanto que el efectivo negociado en el mercado continuo se situó en 4.877 millones, de los que algo más de 1.800 correspondieron a operaciones efectuadas por inversores institucionales.