Un total de 80 empresas cántabras podrán diversificar su actividad gracias a las inversiones del Plan Eólico

El PP se pregunta "a qué intereses" responde el "cambio de actitud" del Gobierno con la política de energía éolica SANTANDER, 27 (EUROPA PRESS)

Un total de 80 empresas de la región podrán diversificar su actividad gracias a las inversiones que generará el Plan Eólico elaborado por el Gobierno del Cantabria, y cuyo concurso se convocará a lo largo del mes de mayo.

Estas empresas del sector industrial podrán participar, por ejemplo, en el proceso de fabricación de componentes para las instalaciones eólicas, según expuso el consejero de Industria y Desarrollo Tecnológico, Juan José Sota, en una comparecencia en el Parlamento de Cantabria para informar sobre el desarrollo eólico del Plan Energético regional.

Las empresas han sido identificadas por un estudio del Grupo Sodercan, y entre estas industrias se encuentran las de componentes para el sector de la automoción, algunas de las cuales ya están preparadas para fabricar este tipo de maquinaria, mientras que otras tienen capacidad para hacerlo.

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Francisco Fernández Mañanes, añadió que de esta forma se producirán "sinergias" en la actividad local y las empresas de la región podrán "abrir mercado" y posicionar en Estados Unidos, donde tras el cambio en torno al cumplimiento del Protocolo de Kyoto, que se estima supondrá una mayor demanda de energías renovables.

El Plan Eólico contempla una inversión directa de 2.000 millones de euros, además de otros mil de inversiones indirectas. Para ello, en base a un estudio encargado de la Universidad de Cantabria con la de La Coruña, se ha dividido la región en siete zonas.

El consejero de Industria detalló que el concurso para la adjudicación de los parques eólicos se publicará a lo largo del mes de mayo, toda vez que los borrados de las bases están prácticamente finalizados.

Las condiciones requerirán a las empresas que tengan solvencia técnica y nivel profesional y financiero, y se primarán las instalaciones más eficientes, que supongan un retorno de la actividad industrial a Cantabria. También se las pide que redacten un Plan de Actividades de I+D+i y otro de implantación en la zona.

CAMBIO "RADICAL"

Se trata, para Sota, de una apuesta por un nuevo modelo de crecimiento económico basado en las energías renovables que ayudará a Cantabria a salir de la crisis a través de inversiones realizadas preferentemente en zonas rurales.

Por el contrario, la diputada del Grupo Parlamentario Popular, María Antonia Cortabitarte, incidió en el cambio "radical" en los planes eólicos del Gobierno, al comparar el aprobado hace dos años, del que recordó que sólo permitía molinos en tres zonas, al actual, en el que se "crucifica" Cantabria "de norte a sur y de ese a oeste"

La parlamentaria cuestionó que este cambio obedezca al interés general. "¿A qué intereses responde este cambio de actitud?", inquirió Cortabitarte, que apuntó que sea por "determinados intereses" por lo que se opte por "inundar de molinos" de forma "indiscriminada" zonas como el románico sur, las montañas pasiegas o el alto de Matanela.

En respuesta, el consejero de Industria defendió el rigor de los profesionales que han elaborado los estudios, y precisó que en las zonas protegidas por tener patrimonio cultural o natural no se permitirá instalar molinos.

Cortabitarte consideró que la campaña publicitaria del Gobierno para informar del Plan Eólico persigue "adornar" el cambio "injustificado" en la política eólica regional y pidió "rigor" en los emplazamientos de los parques para evitar que se pierda una "oportunidad histórica".

El portavoz socialista Francisco Fernández Mañanes destacó que el plan permitirá "generar un tejido de innovación y desarrollo" con investigación "aplicada en nuestra tierra" y un "retorno inmediato" a la región.

Por su parte, el regionalista Rafael Pérez Tezanos valoró que con esta política se podrá satisfacer no sólo la demanda doméstica, sino también la industrial, productiva o del sector del transporte, y confió en que permitirá "recuperar" la actividad del sector industrial que tuvo Cantabria en el pasado.