La economía española cayó el 1,8 por ciento en el primer trimestre y el 2,9 por ciento en un año

  • Madrid, 14 may (EFE).- La economía española cayó el 1,8 por ciento en el primer trimestre de este año y el 2,9 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Madrid, 14 may (EFE).- La economía española cayó el 1,8 por ciento en el primer trimestre de este año y el 2,9 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este organismo destacó que la contracción de la economía española en el primer trimestre de este año continúa siendo consecuencia de una contribución negativa de la demanda nacional, compensada sólo en parte por la aportación positiva del sector exterior.

Si se confirman estos datos el próximo día 20 cuando se publiquen las cifras detalladas de la contabilidad nacional, se trataría de la mayor contracción de la economía, tanto en tasa intertrimestral como interanual, desde 1970, según la información histórica del INE.

La caída intertrimestral del 1,8 por ciento es ocho décimas superior a la registrada en el cuarto trimestre de 2008.

Los datos difundidos hoy coinciden con los cálculos del Banco de España publicados en su último boletín a finales de abril, entidad que advirtió de que la recesión española se sigue agravando en un contexto de caída mundial de la actividad y en el que persisten los problemas financieros, a lo que hay que unir el empeoramiento del comercio internacional.

También subrayó que datos positivos como la caída de la inflación o de los tipos de interés tardarán varios trimestres en trasladarse a la renta disponible de los hogares españoles, que siguen gastando menos ante la elevada incertidumbre.

La economía se sigue contrayendo debido, sobre todo, a la debilidad interna -consumo e inversión-, que cayó en un año el 4,9%, dos puntos más que en el trimestre anterior, según sus cálculos.

Mientras, la aportación del sector exterior, aunque ha seguido siendo positiva (2,2 puntos), se ha reducido por la fuerte contracción que está experimentando el comercio mundial.

El deterioro del empleo es, para el Banco de España, la principal causa de que se siga reduciendo el consumo de los hogares (el 3,3% interanual) y también la elevada incertidumbre ante el futuro de la economía.

El único dato positivo que surge del retraimiento en el consumo es que la tasa de ahorro de los hogares se está recuperando con mucha rapidez, y estaba ya en el 13 por ciento de la renta disponible a finales del año pasado.

Por otra parte, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, consideró hoy "adecuadas" las medidas económicas anunciadas durante el debate del estado de la nación por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

El comisario destacó que las iniciativas planteadas por Rodríguez Zapatero van orientadas a cambiar el modelo de crecimiento en el que se ha basado la economía española durante muchos años, con demasiado peso del sector de la construcción residencial, y a apoyar a otro tipo de sectores con más valor añadido y capaces de crear empleo de más calidad.

Asimismo, expertos consultados por Efe afirmaron que, a pesar de que lo peor de la recesión ya ha pasado, seguirá habiendo ajustes en la economía.

Para la analista de Funcas María Jesús Fernández puede ser que la economía española haya atravesado la fase más aguda del ciclo, lo cual no significa que la economía vaya a crecer, sino que registrará unas tasas negativas menores.

El economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, coincide en que la fase más intensa de la recesión ha pasado, aunque la destrucción del empleo continuará hasta después del verano.

Una opinión similar a la de Díez la comparte el analista de AFI, Carlos Maravall, que admite que "lo peor en términos de caída" ha pasado, aunque "otra cosa es que seamos capaces de salir del bache de la crisis".

En cuanto a la situación en Europa, el Banco Central Europeo (BCE) destacó en su boletín mensual de mayo que observa signos de cierta estabilización económica en la zona del euro, aunque a niveles muy bajos ya que todavía se mantiene un severo empeoramiento.

El BCE informó de que "la demanda externa e interna será muy débil a lo largo de 2009 y que se recuperará gradualmente en 2010".

Por ello, el banco europeo prevé un "empeoramiento mayor de los mercados laborales" los próximos meses.