La economía gallega entra en recesión por primera vez desde 1993 y su evolución es "más preocupante" que la española

El director xeral del IGE ve "razonable" la previsión que apunta una caída del 2,5% del PIB en 2009

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 (EUROPA PRESS)

La economía gallega entró "técnicamente" en recesión por primera vez desde 1993 y tres meses después de que así lo hiciese la española, tras registrar una reducción del Producto Interior Bruto (PIB) del 1,9 por ciento en el primer trimestre del año que se suma a la experimentada entre octubre y diciembre de 2008, del 0,4 por ciento. Ese retroceso ascendió al 2,1 por ciento en tasa interanual.

En rueda de prensa, el director xeral del Instituto Galego de Estatística (IGE), José Antonio Campo Andión, explicó que cuando una economía acumula dos trimestres consecutivos de crecimientos intertrimestrales negativos "está en recesión" y admitió que estos datos "alertan" a su departamento, al derivarse de "fuertes caídas en la actividad".

Campo Andión calificó la evolución de la tasa intermensual gallega de "mucho más preocupante" que la de España al señalar que si la contracción experimentada entre octubre y diciembre era menor en Galicia (-0,4 por ciento) que en el resto del Estado (-1 por ciento), en el primer trimestre de 2009, ambas economías se redujeron un 1,9 por ciento.

"De seguir así nos acercaríamos demasiado rápidamente" a la evolución de la economía española, expuso, después de indicar que la gallega "estaba teniendo en tasas interanuales un mejor comportamiento". La gravedad de esta coyuntura se confirmará con los datos del segundo trimestre, según indicó, aunque, a su juicio, "todo apunta a que puede ser incluso peor que el primer trimestre".

Al hilo de esta pronóstico, Campo Andión consideró "razonable" la previsión de contracción en un 2,5 por ciento de la economía gallega en 2009, que recientemente apuntó la conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás. "Las cifras son consistentes con la previsión anual", reiteró.

Asimismo, el director xeral del órgano estadístico gallego admitió que Galicia podría "tardar más en salir" de la situación de recesión económica que "lo que tarde España", al reconocer que la comunidad ha entrado en esta coyuntura tres meses más tarde que la economía nacional.

CAE EL CONSUMO EN LOS HOGARES GALLEGOS

El consumo en los hogares gallegos, que había crecido un 0,4 por ciento en el último trimestre del año pasado, se redujo un 0,4 por ciento entre enero y marzo. El comportamiento, según manifestó, fue "mejor" en las ventas del comercio al por menor, "dentro del mal comportamiento que hay en las dos economías".

Las exportaciones pasaron de disminuir un 6,9 por ciento en el último trimestre del año pasado a la caída experimentada entre enero y marzo, del 12,8. Sobre este apartado, Campo Andión explicó que si el descenso gallego es inferior al español --del -7,9 por ciento-- es porque en este capítulo se incluye, además, el comercio de Galicia con España, por lo que subrayó la importancia de la evolución de la economía española y europea.

El gasto público mantuvo su ritmo de crecimiento, en torno al 5 por ciento --5,2 por ciento en el primer trimestre--, en la misma línea que en España; mientras que la formación bruta de capital también fue similar en ambas economías.

INDUSTRIA, CONSTRUCCIÓN Y SERVICIOS DE MERCADO

Las reducciones más "elevadas" en la actividad económica gallega, por sectores, se produjo, como aseguró Campo Andión, en la industria --sin incluir las ramas energéticas--, construcción y servicios de mercado.

Por el contrario, las ramas primarias, agricultura y pesca, crecieron un 1 por ciento, pese a que este experto expresó su cautela respecto a este dato y prefirió aguardar a su confirmación en el segundo trimestre del año.

Así, la producción industrial se redujo un 15,1 por ciento en el primer trimestre de 2009, tras las caídas del 21,1 por ciento en enero; del 18 por ciento en febrero y del 11,7 por ciento en marzo.

El responsable del IGE recordó que, no obstante, el comportamiento de este indicador en Galicia fue mejor que en España --con un -24,5 por ciento en enero; -24,4 por ciento en febrero y -14 por ciento en marzo--. Lo mismo ocurre, como indicó, en el caso de la construcción y los servicios.

En relación a las ramas energéticas --que crecieron un 1,9 por ciento frente a la caída del 10,2 por ciento en el resto del Estado--, señaló el "mejor comportamiento entre comillas" en el caso gallego, aunque apuntó que cuando en España se reflejaban importantes crecimientos el año pasado, Galicia registraba "fuertes descensos".

Asimismo, se refirió a la reducción, en términos de contabilidad nacional --medida en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo--, del empleo en un 2,8 por ciento, lo que supone la destrucción de 32.264 puestos de trabajo.

Campo Andión defendió la coherencia de estos datos con los de la Encuesta de Población Activa, aunque advirtió de que una persona empleada a media jornada en un turno de mañana y otra en ese mismo turno de tarde constituyen dos trabajadores para la EPA y uno solo --un único puesto de trabajo-- para el IGE.