La IATA reclama a los Gobiernos un "enfoque global y sectorial" para reducir las emisiones de CO2

COPENHAGE, 25 (EUROPA PRESS)

La Asociación del Transporte Aéreo Internacional (IATA) reiteró hoy el compromiso de la aviación en la reducción de emisiones de CO2 frente a los desafíos del cambio climático, pero exigió a los Gobiernos nacionales que proporcionen "un enfoque global y sectorial" que contribuya a cumplir con los objetivos fijados en el Protocolo de Kyoto.

"El transporte aéreo es una industria mundial, con un buen historial y objetivos ambiciosos en materia de desempeño ambiental. Sin embargo, para lograrlos, necesitamos a los gobiernos a adoptar un enfoque global", afirmó el director general de la IATA, Giovanni Bisignani, durante su intervención en la Cumbre Empresarial Mundial sobre el Cambio Climático (COP15) que se celebra en la capital de Dinamarca hasta hoy.

Bisignani instó a los Gobiernos a definir un enfoque sectorial en 'Kyoto 2', a través de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), al que puedan acceder todas las compañías áreas para contabilizar las emisiones de la industria aérea a nivel global, lo que permitiría que se regulen "debidamente" en los mercados de emisiones.

"Ese enfoque permitiría mantener un nivel de igualdad para todas las compañías aéreas y sustituir la superposición de planes nacionales y regionales", afirmó Bisignani.

Para la IATA dicho plan pasaría por tres ambiciosos objetivos la mejora del 25% de la eficiencia del combustible de aquí a 2020, el 10% de uso de combustibles alternativos para 2017 y una reducción del 50% de las emisiones de carbono para 2050. El desarrollo de dicho plan culminaría con el establecimiento como cuarto objetivo de una fecha para garantizar que las emisiones de CO2 no crezcan a pesar de que la demanda de tráfico aéreo aumente.

Durante su discurso, Bisignani hizo un repaso a los esfuerzos realizados desde la industria aérea para reducir las emisiones del sector. Así, destacó que este año las emisiones de la aviación se reducirán un 8%, de forma que un 6% se producirá por efecto de la recesión y un 2% por la estrategia del sector, siguiendo las líneas marcadas por la IATA.

MEJORAR EN UN 70% EL USO DEL COMBUSTIBLE.

Desde la IATA se viene trabajando por mejorar en un 70% la eficiencia del combustible durante los últimos cuarenta años, de forma que en los últimos doce años se ha logrado mejorar en un 23% el uso del carburante, gracias principalmente a la introducción de aviones y motores de menor consumo.

Asimismo, Bisignani destacó la aplicación de mejores prácticas por parte de las compañías aéreas, lo que ha propiciado "el ahorro de 30 millones de toneladas de CO2 cada año", y la introducción de rutas más cortas, que ha permitido el ahorro de al menos otros 30 millones de toneladas de dióxido de carbono".

En junio, la IATA lanzará un programa para compensar a las compañías aéreas que reduzcan carbono y que amplíen incluso los objetivos marcados en dicho plan.

Bisignani se refirió también a los progresos realizados en la obtención de una generación de biocombustibles sostenibles y estimó que el uso generado de los mismos podría reducir la huella de carbono de la industria aérea hasta en un 80%.

LOS BIOCOMBUSTIBLES, UNA ALTERNATIVA.

"Hace tres años nadie pensaba que los biocarburantes podrían aplicarse a la aviación, pero el éxito de los vuelos de prueba realizados en el último año demuestra que los biocombustibles podría ser una alternativa sostenible a los combustibles fósiles para la aviación", indicó Bisignani, quién insistió en que esto no será posible sin un marco fiscal y jurídico que, con el apoyo gubernamental, acelere la investigación y recompense las inversiones realizadas por la industria.

"Trabajando coordinadamente desde los gobiernos, con una industria unida --compañías aéreas, aeropuertos, fabricantes y proveedores de servicios de navegación aérea-- y un enfoque global, la aviación puede ser la primera industria mundial en lograr un crecimiento de carbono neutro y convertirse en un modelo a seguir", concluyó Bisignani.