La inflación interanual hasta abril en EE.UU. sufre la mayor caída en 54 años

  • Washington, 15 may (EFE).- El Índice de Precios al Consumo (IPC) en Estados Unidos se mantuvo sin cambios en abril, pero bajó un 0,7 por ciento en los últimos 12 meses, lo que supone la mayor caída interanual de la inflación en 54 años, informó hoy el Departamento de Trabajo.

Washington, 15 may (EFE).- El Índice de Precios al Consumo (IPC) en Estados Unidos se mantuvo sin cambios en abril, pero bajó un 0,7 por ciento en los últimos 12 meses, lo que supone la mayor caída interanual de la inflación en 54 años, informó hoy el Departamento de Trabajo.

La inflación subyacente, que excluye los precios de alimentos y combustibles, subió un 0,3 por ciento en abril y ha aumentado un 1,9 por ciento en un año.

El mayor aumento de precios en abril lo marcó el tabaco, que subió un 9,3 por ciento. Si se excluye esta partida, el IPC bajó un 0,1 por ciento y la inflación subyacente fue del 0,1 por ciento.

El Departamento de Trabajo informó ayer de que el Índice de Precios de Productor (IPP) subió un 0,3 por ciento en abril, dentro de lo esperado por los analistas.

Si se excluyen los precios de alimentos y combustibles, la inflación subyacente en el IPP fue del 0,1 por ciento, también en la línea de lo que preveían los analistas.

En los últimos 12 meses el IPP ha bajado un 3,7 por ciento, la mayor caída interanual desde 1950. En el mismo período la inflación subyacente ha sido del 3,4 por ciento.

Las empresas, desde los fabricantes de vehículos automotores a las tiendas de ropa y de artefactos electrónicos, siguen recortando sus precios debido a la recesión que comenzó en Estados Unidos en diciembre de 2007 y que es la más profunda y prolongada en medio siglo.

Algunos economistas han expresado su preocupación por una deflación (un período prolongado de caída de precios), pero los aumentos recientes en las materias primas y las inyecciones enormes de dinero en el mercado de créditos hechas por la Reserva Federal crean condiciones para contrarrestar ese peligro.

Los precios de la energía para los consumidores bajaron un 2,4 por ciento en abril, encabezados por las disminuciones en los de la gasolina y del gas natural.

En cuanto a los de los alimentos, se redujeron un 0,2 por ciento con bajas notables en los precios de productos lácteos y bebidas no alcohólicas.

El IPC es la medida más amplia de la inflación de las tres que efectúa el Departamento de Trabajo cada mes, porque incluye bienes y servicios.

Casi el 60 por ciento del IPC cubre los precios que los consumidores pagan por servicios.

En abril, los precios de los vehículos nuevos y del cuidado de la salud aumentaron ambos un 0,4 por ciento.

En el mismo mes los salarios subieron un 0,1 por ciento y en un año han aumentado un 2,6 por ciento, de acuerdo con el Departamento de Trabajo.

El mes pasado Toyota, el mayor fabricante mundial de vehículos automotores, bajó en 1.000 dólares el precio básico de su modelo híbrido Prius para lidiar con la competencia del Insight de Honda, con motor eléctrico y de gasolina.

Durante abril, asimismo, las tiendas minoristas multiplicaron sus descuentos y promociones: Aeropostale ofreció algunos conjuntos veraniegos con la promoción de dos al precio de uno y la cadena Banana Republic anunció descuentos del 50 por ciento.

La Reserva Federal informó hoy que la producción en las fábricas, minas y plantas de servicios públicos disminuyó un 0,5 por ciento en abril, lo cual muestra que la recesión continúa.

La producción ha estado reduciéndose durante seis meses consecutivos y ha disminuido en 15 de los 16 meses transcurridos desde que comenzó la recesión económica.

Según el informe de la Reserva Federal, "la producción industrial en abril, que se encuentra en un 97,1 por ciento del promedio de 2002, ha bajado un 12,5 por ciento desde abril de 2008".

La tasa de utilización de la capacidad industrial cayó en abril al 69,1 por ciento, un nivel bajo sin precedentes.

De todos modos, la disminución en la tasa de contracción de la producción fabril y señales de reactivación en el mercado inmobiliario sugieren, para muchos analistas, que la recesión empieza a flaquear.

Entre noviembre y marzo, la actividad económica de Estados Unidos se contrajo a un ritmo promedio mensual del 6,2 por ciento y los analistas creen que en el segundo trimestre del año el ritmo de contracción será del 1,9 por ciento.